Política

Canales de drenaje e imbornales para evitar daños por lluvias en el Mar Menor

Las brigadas de limpieza retiraron 547 metros cúbicos de algas y cañas acumuladas en las playas de la laguna por las fuertes lluvias

Uno de los miembros del  operativo de limpieza de espacios naturales costeros y del entorno del Mar Menor retirando las algas y cañas acumuladas en la laguna. LA RAZÓN
Uno de los miembros del operativo de limpieza de espacios naturales costeros y del entorno del Mar Menor retirando las algas y cañas acumuladas en la laguna. LA RAZÓN

Las brigadas de limpieza retiraron 547 metros cúbicos de algas y cañas acumuladas en las playas de la laguna por las fuertes lluvias

Los municipios del Mar Menor y la Consejería de Medio Ambiente han llegado a un acuerdo para construir, segun las necesidades de cada población, canales de drenaje en las zonas más habituales de rompientes de arena generadas por las escorrentías de agua que se producen durante los temporales, así como la instalación de imbornales que conduzcan el agua a puntos de desagüe controlados.

Así lo señaló ayer el director general, Antonio Luengo, tras las reuniones mantenidas con los representantes municipales y el Grupo de Trabajo de Batimetría y Sedimentos, para prevenir y minimizar los daños que generan los temporales y episodios de fuertes lluvias en las playas de la zona.

En cuanto a las labores de recuperación de las playas, los expertos insistieron en la importancia de evitar que estos trabajos puedan generar daños en el ecosistema del Mar Menor, por ello aconsejaron que las labores de remangado de arena deben hacerse mediante métodos poco intrusivos ambientalmente como el empleo de tractores equipados con traílla en la zona seca de la playa, e insistieron en la obligatoriedad de colocar barreras antiturbidez durante la realización de los trabajos para evitar la dispersión de arena.

Luengo insistió en que las labores deben hacerse siempre bajo supervisión técnica y científica, por lo que se ha previsto contratar y poner a disposición de los ayuntamientos un equipo de expertos formado por biólogos para garantizar que no se produce ninguna afección al ecosistema de la laguna.

El dispositivo de limpieza retiró un total de 547 metros cúbicos de algas, cañas y otros residuos acumulados en las playas ribereñas, durante el último episodio de fuertes lluvias que se registró el pasado mes de noviembre.