El enfrentamiento entre Cs y Vox deja en el aire la presidencia de López Miras

La formación naranja podría haber negociado tener la Vicepresidencia, la Portavocía y Empleo

La formación naranja podría haber negociado tener la Vicepresidencia, la Portavocía y Empleo

La tensión por cerrar un acuerdo de gobierno que deje contentas a todas las partes está llevando al presidente de la Asamblea Regional, Alberto Castillo, al borde del colapso. Su intención de tener un candidato a la Presidencia de la Comunidad Autónoma de Murcia el próximo lunes parece no fructificar ante la negativa de Ciudadanos (Cs) y Vox de compartir poder, lo que pone en entredicho la futura reelección a la Presidencia del candidato del PP, Fernando López Miras.

Son muchas las líneas rojas dibujadas entre las formaciones concernientes y, en el marco de la ronda de consultas de candidatos puesta en marcha por el propio Castillo, la portavoz de la formación naranja, Isabel Franco, decidió no proponer ningún nombre para liderar el Gobierno regional ya que, por el momento, no hay ningún acuerdo de gobernabilidad, sino un texto programático con el PP, «con quienes todavía nos quedan muchas horas de negociación», remarcó.

Un pacto que podría romperse de entrar Vox en el Ejecutivo murciano, tal y como reclama la formación de Santiago Abascal, y que Ciudadanos rechaza rotundamente. «Haremos lo posible por evitarlo», declaró hace unos días el portavoz del comité negociador, Miguel Garaulet.

Los de Albert Rivera tienen el control de la gobernabilidad y, conscientes de ello, han exigido tener un calado importante en el reparto de cargos y consejerías.

Así, según fuentes cercanas a las negociaciones, Isabel Franco podría ser la titular de la Consejería de Transparencia y la Vicepresidenta del Gobierno murciano, mientras que sus cinco diputados podrían estar al frente de departamentos como el de Empleo, la Política Social o la Portavocía.

Las mismas fuentes señalan que para el PP de López Miras se habría otorgado el control de carteras como la de Presidencia, Fomento, Turismo y Cultura, Educación y Agricultura, siendo estas algunas de las más fuertes dentro del organigrama autonómico.

Sanidad, Mar Menor, Agua, o Hacienda, por el momento, no estarían repartidas dentro del pacto entre PP y Cs, pudiendo cerrarse un acuerdo a lo largo de este mismo fin de semana.

El lugar de Vox

Una de las propuestas puestas sobre la mesa y que posiblemente más contente a todas las partes sería la de poner a un miembro de Vox al frente de la Autoridad Portuaria de Cartagena. De esta manera, el partido de Abascal podría dirigir de uno de los organismos de mayor peso dentro de la Administración autonómica sin tener que estar presente en el Consejo de Gobierno.