Política

Pobladores buscando la pureza de espíritu

La exposición «Juventud» de Antonio López y Andrés García Ibañez lleva al Palacio de San Esteban cinco esculturas inéditas a tamaño real realizadas con el mismo mármol utilizado en la Venus de Milo

Antonio López (i) junto al presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, y el artista almeriense, Andrés García (d) durante la inauguración de la exposición «Juventud». LA RAZÓN
Antonio López (i) junto al presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, y el artista almeriense, Andrés García (d) durante la inauguración de la exposición «Juventud». LA RAZÓN

La exposición «Juventud» de Antonio López y Andrés García Ibañez lleva al Palacio de San Esteban cinco esculturas inéditas a tamaño real realizadas con el mismo mármol utilizado en la Venus de Milo

A pesar de que la muestra lleva el título de «Juventud», para Antonio López, su creador y uno de los artistas más internacionales y reconocidos de España, las esculturas de los cinco jóvenes que ha realizado a tamaño real junto a Andrés García, podrían representar «a los pobladores buscando la pureza de espíritu ante la ausencia de maldad».

De ahí el inmaculado color blanco del mármol Thassos griego que han utilizado para su creación, el mismo que Alejandro de Antioquía eligió más de 100 años a.C., para realizar la famosa Venus de Milo. «De esta forma, el conjunto de figuras recupera la tradición escultórica de la antigüedad, tan influyente en la trayectoria de Antonio López», según el comisario de la exposición Javier Bernal, quien consiguió que el proyecto de Antonio López se presentara en Murcia.

Ahora se plantea, junto a la Comunidad, intentar que las piezas se queden en la Región para que permanezcan en algunos de sus museos. De momento, al menos hasta el mes de febrero, el conjunto escultórico se puede contemplar en la Sala de Exposiciones del Palacio de San Esteban de Murcia.

Las esculturas representan a cinco personas reales, artistas y modelos, que participaron en un curso de Realismo y Figuración para pintores que los dos creadores imparten en Olula del Río, ciudad almeriense en la que nació y reside Andrés García. Todos iban a servir como modelos para realizar una escultura monumental en bronce que les había encargado la ciudad de Melilla. Las autoridades debían elegir a una de ellas.

Así, Antonio López y Andrés García, eligieron a dos jóvenes pintores, Javier de Puerto Lumbreras y Miguel de Logroño. Y también a dos mujeres, María, modelo cordobesa y Ana, bailarina murciana. Pero también a un niño, Pedro, de Olula del Río.

«Todos son jóvenes, puros, sin maldad y su representación escultórica está realizada con la piedra de la pureza: el mármol griego blanco».

Al final, Melilla escogió a una de las mujeres para su escultura monumental y Antonio López y Andrés decidieron continuar con su proyecto y convertirlo en el grupo escultórico que ahora se muestra en Murcia.

Casi dos años de trabajo en el que la piedra se ha desbastado mecánicamente a partir de los modelos originales que eran de menor tamaño, pero el labrado final, la textura y el lijado se han realizado a mano, siguiendo la técnica antigua utilizada para trabajar la piedra en escultura.

El propio Antonio López ha mostrado su fascinación por esta técnica. «Para mi no hay nada tan fascinante como una escultura. Una buena imagen griega o egipcia es lo más hermoso, lo más enigmático que el hombre ha podido hacer, parece que ha confiado a la escultura sus sentimientos más esenciales».

Lo mismo opina el comisario de la exposición, Javier Bernal, quien asegura que «las emociones que transmite una escultura no se asemejan a ningún a otra técnica artística».

Muestra con María Moreno

«Juventud» no será la última exposición de Antonio López en Murcia. Bernal trabaja ya en la organización de otra muestra inédita en la que se conjugará la obra de López con la de su mujer María Moreno, otra gran artista que siempre ha estado al lado de su marido desde que se conocieron en la Escuela de Madrid.

«Nos hace mucha ilusión recoger la obras de los dos autores en una exposición, pues sería la primera vez que se hace en nuestro país y que serviría también de homenaje a ambos», asegura Javier Bernal, quien ya ha iniciado el proyecto junto al artista y que espera poderla tener ultimada en menos de un año.