Agotadas las vías de diálogo en Lipasam, arranca la huelga

La huelga indefinida arrancó anoche a las 23:00 horas
La huelga indefinida arrancó anoche a las 23:00 horas

Anoche a las 23:00 horas arrancó la huelga indefinida de Lipasam. Pese a los reiterados intentos por parte del Ayuntamiento y las reuniones del sábado para evitar el conflicto, los trabajadores del servicio municipal de limpieza iniciaron un paro para tratar de evitar la reducción salarial de un 5% en las nóminas de los trabajadores y la ampliación de la jornada laboral a 37,5 horas semanales. Unas medidas adoptadas en el resto de empresas municipales tras la aplicación del real decreto ley 20/2011 para la correción del déficit de las cuentas públicas. El domingo transcurrió sin llamadas entre las partes.

Los representantes de los trabajadores y del Ayuntamiento se sentaron sin éxito el sábado para tratar de encontrar una solución al conflicto. Para el alcalde, estos encuentros se desarrollaron en el marco de una realidad «muy dialogante, porque así lo hemos sido desde que llegamos». Por ello, Zoido, con la imagen de Jerez y Granada llenas de basuras en la retina, recalcó ayer que «en este año y medio hemos abierto todas las vías de diálogo con la empresa y ahora pedimos un esfuerzo», dijo el regidor, quien aludió a la necesidad de «tomar determinadas medidas si queremos que la empresa sea viable y mantenga el carácter público». Así, recordó que «nosotros hemos hecho esfuerzos en la reducción de cargos directivos y en determinados gastos de la empresa».

Zoido pidió un mayor compromiso a los empleados para lograr mantener la viabilidad del ente a fin de que éste «siga siendo una referencia de limpieza en Sevilla, Andalucía y España».

Respecto a la postura tomada por el comité de empresa, recordó que se han «dado todos los pasos y facilidades para aplicar la reducción del cinco por ciento y el cambio de horario bajo distintas fórmulas, pensando en el bien de la empresa y en su futuro para garantizar empleos y el carácter público».

Tanto la reducción de los salarios como la ampliación de los horarios fueron suscritos por los trabajadores, que tienen el sueldo congelado desde 2009, lo que equivale en la práctica a una reducción salarial del 2%, en un preacuerdo firmado el pasado abril. En ese mismo pacto, se recogía que con la entrada del nuevo año los ajustes salariales se harían efectivos en las nóminas, ya que durante el anterior ejercicio la reducción se diluyó en varios aspectos del capítulo de personal.

Desde el Ayuntamiento se entiende que la convocatoria de huelga es una «irresponsabilidad» y se señala que hay una motivación política. Por eso, la posición del Gobierno local es la de no ceder al «chantaje». Sobre este aspecto, hace varias semanas que el portavoz municipal, Francisco Pérez, aseguró que detrás de la movilización hay una estrategia para «politizar» el asunto y señaló que cualquier sevillano cogería «con los ojos cerrados» los 30.000 euros de media anuales que, asegura, ganan los empleados.