Contenido patrocinado por

La educación financiera, indispensable para lograr la plena inclusión social

A medida que cambian nuestros hábitos de consumo y los productos que adquirimos, las finanzas van cobrando cada vez una mayor importancia que no siempre se traduce en un mayor conocimiento. En nuestro país, de hecho, 3 de cada 4 personas admite que debe mejorar su educación financiera. Son ya varias las iniciativas puestas en marcha por instituciones y grandes empresas para revertir la situación. Una de ellas es ‘Finanzas para Mortales’, de Banco Santander

Finanzas para Mortales facilitó el año pasado la educación financiera de 65.129 personas.
Finanzas para Mortales facilitó el año pasado la educación financiera de 65.129 personas.supersizerGetty Images

La necesidad de una educación financiera entendida como bien público está cada vez más presente en nuestras vidas. La creciente sofisticación de los productos y mercados financieros hace que unas nociones básicas sean esenciales para entender mucho de nuestras acciones diarias.

Si bien mucha gente piensa que es algo exclusivo para inversores y profesionales, tener una idea más o menos precisa de los conceptos básicos de las finanzas puede ayudarnos, y mucho, a la hora de hacer frente a nuestra vida cotidiana: solicitando un préstamo o hipoteca, manteniendo nuestro presupuesto familiar, ahorrando para los estudios de nuestros hijos, para nuestro retiro…

3 de cada 4 españoles necesitan mejorar

Aunque las crisis financieras han puesto de manifiesto la importancia de la cultura financiera, en la actualidad solo un 12% de la población cree que es un tema interesante, según un estudio del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Para el 88% restante, el hastío, la falta de interés o, incluso, el aburrimiento y la desconfianza son algunas de las causas de esta situación, que es especialmente grave si tenemos en cuenta que tratamos con productos financieros cada día.

Y es que casi la mitad de los españoles cree bajos sus conocimientos sobre finanzas. Por ejemplo, el 42% de las personas adultas reconoce no entender el beneficio del interés compuesto de los ahorros ni sabe calcularlo. Solo el 58% comprende el concepto de inflación, y más del 75% piensa que debe mejorar sus conocimientos en materia financiera.

Debido al desconocimiento, las personas que no cuentan con educación financiera tienen un mayor riesgo de ser víctimas de fraude. Esto ocurre de forma especial en ciertos grupos sociales, como los jóvenes, las mujeres, las personas mayores o las personas en situación de vulnerabilidad. Extender esta educación a todas las capas de la población no solo es positivo, sino que además es más justo y menos discriminatorio.

Por este motivo, el papel asesor de las entidades financieras es fundamental para reducir la brecha con el público general.

Finanzas para mortales: ayudando a saber

Afortunadamente, cada vez es mayor el interés de la población por la cultura financiera y más las herramientas de las entidades asesoras para reducir esta brecha.

Una de las más importantes en nuestro país es Finanzas para Mortales, de Banco Santander. Un programa desarrollado junto al Santander Financial Institute (SANFI) y Universidad de Cantabria, que tiene el reconocimiento por parte del Banco de España y la CNMV de ser una de las principales iniciativas de educación financiera de nuestro país.

Finanzas para Mortales facilitó el año pasado la educación financiera de 65.129 personas mediante la enseñanza de conceptos financieros a los colectivos financieramente más vulnerables para ayudarles a tomar las mejores decisiones sobre cómo administrar sus recursos y contribuir así a la seguridad y protección de sus finanzas. Todo ello a pesar de las dificultades iniciales de la pandemia, que obligó modificar su planteamiento y enfocar sus contenidos en la modalidad virtual.

Recordemos que, a finales del mes de marzo, Banco Santander participó a través de Finanzas para Mortales en la Global Money Week, una iniciativa que la OCDE impulsa en todo el mundo para concienciar sobre la importancia de la formación básica en finanzas y garantizar que los jóvenes desde edades tempranas obtengan los conocimientos necesarios para tomar decisiones financieras sólidas a lo largo de su vida.

Un motor de cambio para la sociedad

Banco Santander cuenta con varias iniciativas y programas que tienen por objetivo la plena inclusión de las personas a través de la educación financiera.

Dentro del marco de su agenda de Banca Responsable, y en su compromiso con varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas para 2030, la entidad se ha propuesto empoderar financieramente a 10 millones de personas en todo el mundo antes de 2025. Solo el año pasado, 4,9 millones de personas en todo el mundo se beneficiaron con esta iniciativa.

Para ello, Banco Santander actúa en tres líneas clave: asistir a las personas no bancarizadas a acceder a servicios financieros básicos; ofrecer productos específicos y a medida de aquellas personas con dificultades económicas o una baja renta; y fomentar e impulsar una completa educación financiera.

Y todo, con la voluntad de acercar el mundo de las finanzas a las personas y demostrar que, con la correcta educación financiera, todos podemos crecer tanto en el ámbito personal como en el profesional.

Un proyecto de LR Content para