Contenido patrocinado

Lago Certascan: sostenibilidad, deporte, trabajo y energía renovable

El mayor lago del Pirineo Catalán es una pieza fundamental para deportes como el rafting, el piragüismo o el kayak, además de motor económico y social en un entorno natural de alta montaña

Imagen del lago Certascan en su llenado del 100%
Imagen del lago Certascan en su llenado del 100% FOTO: Endesa

El agua es un bien natural imprescindible para la vida. Todos seres vivos dependen de ella. Al mismo tiempo, es un recurso natural necesario para la agricultura, la industria y otras muchas actividades, entre ellas para la generación de energía 100 por 100 renovable. Y, a más a más, en el agua se basan deportes, turismo activo y cultura, entre otras cosas.

Tanto es así que durante el año se realizan en España unas 300.000 actividades deportivas relacionadas con el agua, que de esta manera se convierte en un motor económico y social, tanto en ciudades como en entornos naturales y rurales. Solo el turismo, los deportes acuáticos y las actividades culturales en torno al agua favorecen la generación de 2.000 puestos de trabajo al año en diferentes lugares.

Todo ello hace del agua un recurso estratégico al que Endesa, que tiene en la sostenibilidad uno de sus pilares esenciales, dedica grandes esfuerzos para su gestión integral. Y por ello colabora con más de 40 entidades culturales y deportivas para facilitar el uso social y jurídico de los ríos con seguridad y respeto al medio ambiente.

Hacer posible la práctica de deportes como rafting, piragüismo, kayak o descenso de barrancos y la generación de energía 100 por 100 renovable requiere alrededor de 1.400 operaciones al año para ajustar el caudal óptimo que permita la convivencia de actividades, en principio, tan dispares.

Esa circunstancia se da, justamente, en el lago Certascan.

Es el lago más grande de todo el Pirineo Catalán. Situado en pleno Parque Natural del Alto Pirineo y cabecera del río Noguera de Cardós, en la comarca del Pallars Sobirá, en Lleida. De origen glaciar abarca una superficie de 61,2 hectáreas, tiene casi 100 metros de profundidad y está situado a 2.235 metros sobre el nivel del mar.

Lago Certascan y su cascada, de casi 200 metros de caída
Lago Certascan y su cascada, de casi 200 metros de caída FOTO: Endesa

La gestión del agua en el lago Certascan

Una de las particularidades de este lago es que es gestionable y la previsión en el uso de su agua es una pieza clave en esa convivencia entre la práctica de deportes acuáticos, el turismo de naturaleza y la generación de energía limpia. El lago es la pieza más importante de un complejo puzzle de instalaciones, del que forman parte las centrales de Tavascan Superior, la reversible de Montamara, la de Tavascan Inferior y la de Llavorsi.

La posibilidad de planificar el aprovechamiento del lago es un gran beneficio para el territorio, y para ello los técnicos especialistas de Endesa analizan cada día el balance hidráulico del lago, que varía en función de lo generosas que hayan sido las nevadas durante el invierno.

Si ha habido mucha nieve, el lago se gestiona de tal forma que, cuando llega el periodo de deshielo, se pueda acumular la mayor cantidad de agua lo que reduce los riesgos aguas abajo porque se minimizan los riesgos de caudales altos.

Si el invierno ha sido seco, toda el agua del lago se guarda para que, cuando llega el verano y los ríos llevan caudales naturales mínimos, gracias al calaje y gestionabilidad del lago, se pueda garantizar la práctica de deportes de agua y otras actividades socioculturales.

Esta planificación también permite la maniobra de desembalse, que forma una cascada de casi 200 metros de caída visible desde el sendero que lleva hasta el lago. Algo que, de otra manera, imposible en los meses de estiaje y que se ha convertido también en un espectáculo turístico.

Microturbina que aprovecha el caudal ecológico para generar energía limpia
Microturbina que aprovecha el caudal ecológico para generar energía limpia FOTO: Endesa

Gracias a una caverna y un cale realizado en la década de los 70, se encuentra instalada una microturbina que aprovecha el caudal ecológico que sale del lago y genera la energía eléctrica para facilitar la comunicación y la maniobra a distancia, que hacen posible la gestión y control del lago.

Su agua es reconducida a una galería que puede enviarla a la central de Tavascan Superior o al lago Rumedo, en función de la necesidad para cubrir las puntas de consumo de energía de los usuarios con una energía limpia y renovable como es la hidroeléctrica.

La central de Tavascan Superior es una de las de mayor eficiencia energética de toda Endesa, ya que con 1 litro de agua es capaz de dar una potencia de 7,6 kW. Por su parte, la central reversible de Montamara también puede utilizar el agua, pero en este caso lo envía al embalse de Graus, asociado a la central de Tavascan Inferior.

El agua turbinada con la central de Tavascan Superior junto con la de Tasvascan Inferior es almacenada en el pequeño embalse de Tavascan que, a través de una galería, alimenta la central de Llavorsi. Esta se encarga de suministrar el caudal adicional necesario, proveniente desde el eje principal del Noguera Pallaresa, para que sea perfecto para practicar deportes de aventura u otras actividades.

Por todo esto, cada día es necesario realizar un nuevo análisis y una minuciosa planificación del agua correspondiente a desembalsar desde el lago Certascan, programando el turbinado de todas las centrales para que el volumen de agua necesario para las actividades del territorio se encuentra a punto.

La base de todo ello se encuentra en el perfecto estado de disponibilidad de todas las instalaciones implicadas. Por lo que se lleva un riguroso y estudiado plan de vigilancia y mantenimiento acompañado de fuertes inversiones periódicas para que las instalaciones se encuentran perfecto estado de seguridad y disponibilidad, tanto para las personas como para el medioambiente.

Un proyecto de LR Content