Sauna Paraíso: tras la redada con 100 hombres en el local se comprometen a facilitarles mascarillas

Se disculpan por el “mal momento” o “susto” que vivieron sus clientes

Después de que la Policía Nacional realizase una operación en la Sauna Paraíso, tras la alerta de los vecinos, e identificase a cien personas por no llevar mascarilla y detuviese a ocho por posesión de estupefacientes, los propietarios del local han emitido un comunicado en el que recuerdan -parece que esa noche se les olvidó decírselo a sus clientes- que la “mascarilla es obligatoria en el interior. Quien no la tenga o no la lleve nosotros se la facilitamos una dentro. Del resto nos encargamos nosotros”.

Añaden que antes de la redada se realizó una inspección de control por parte de la Policía Nacional y “tras hacer las comprobaciones pertinentes, se pudo comprobar que todo está en orden para el funcionamiento normal de una sauna”. También han querido pedir disculpas a sus clientela masculina por “el mal momento o susto que que se pudieron llevar lo que estaban allí en ese momento. Podéis seguir confiando en nosotros e invitamos a hacer un uso responsable de nuestras instalaciones y medidas de seguridad oportunas”. Sauna Paraíso insiste en que todos sus empleados se han hecho la prueba de la Covid-19.

Lo que no explican en el comunicado es el exceso de aforo -100 personas, saltándose a la torera la normativa que establece un máximo de diez personas en un local- y que dentro estuviesen 8 personas, que finalmente fueron detenidas por posesión de estupefacientes. La sauna Paraíso, que está en el barrio de Malasaña, es una de las más grandes de Madrid, con una superficie de 1.200 metros cuadrados.