El Rastro: sin acuerdo, pero más cerca de reabrir

Los comerciantes tienen «múltiples dudas» sobre la propuesta del Ayuntamiento

«No podemos decir que haya un principio de acuerdo. De momento, hay un acercamiento de posturas». Así lo aclara a LA RAZÓN Mayka Torralbo, coordinadora y portavoz de la Plataforma Estatal de Comerciantes Ambulantes y portavoz de la Asociación El Rastro Punto Es. Después de seis meses sin poder reabrir el histórico mercadillo madrileño –algo que no había sucedido ni siquiera durante la Guerra Civil– y de protagonizar varias manifestaciones pidiendo una solución, esta asociación, que representa al 60% de los 900 titulares de los puestos cree que, poco a poco, el Ayuntamiento de Madrid va cediendo a sus peticiones.

Aún así, después de que el Consistorio anunciara el pasado lunes un acuerdo con los comerciantes y vecinos, con un perímetro del mercadillo y la aceptación de que un 50% de los puestos abra de forma alternativa cada domingo, la asociación tiene aún «múltiples dudas» sobre cómo y cuándo se va a llevar a cabo. Sin olvidar el hecho, asegura Torralbo, «de que tras esa reunión que mantuvimos con ellos este pasado lunes no hay nada por escrito ni mucho menos firmado».

Entre otros puntos, los comerciantes desconocen quién controlará el aforo, si será la Policía Municipal o tendrán que ser ellos mismos los encargados. En este sentido, tampoco saben si sólo serán controlados los visitantes en los puestos o si será en todo el perímetro de El Rastro.

Cuestión importante es también el perimetraje. El Ayuntamiento presentó a los comerciantes un mapa con las calles y plazas que integran la propuesta. «Idéntico», por otro lado, «al que presentamos nosotros en la anterior reunión», apunta Torralbo. Como recuerda su asociación, dicha propuesta fue elaborada por un destacado experto en seguridad y emergencias que ellos mismos contrataron.

Sin embargo, por el momento desconocen «cuántos puestos van a instalarse en cada calle o plaza ni en qué lugar». Y «tampoco nos han aclarado cuántas filas de puestos habrá en la calle Ribera de Curtidores y en la Plaza de Cascorro».

Además, existe otro problema: «En teoría, parece ser que la Comunidad ha dado el visto bueno a que los edificios puedan servir de límite. Pero parece también que la concejalía no está por la labor, que prefieren tener los puestos delimitados, esta vez no con vallas sino con cintas balizadoras, y dejar libres las calles para visitantes y tiendas», explican. Y es que, «si rechazan la posibilidad de que El Rastro sea perimetrado en su totalidad, incluyendo los puestos de venta y las tiendas, tal y como hemos propuesto en el proyecto registrado, van a acabar construyendo dos ''rastros'' en paralelo, con todos los efectos secundarios que conllevaría en términos de protección sanitaria y de discriminación de los puestos de venta». Por todo ello, los comerciantes esperan una nueva reunión, «a la que todavía no han puesto fecha», para aclarar todos estos puntos.

Así, los vendedores volverán a concentrarse hoy miércoles a las 19:00 horas en la Plaza de Callao. «A la espera de que el Ayuntamiento nos remita su propuesta por escrito, seguiremos con nuestras movilizaciones en las calles», concluyen.