Un taller clandestino de jamoneros taurinos en una nave municipal de San Sebastián de los Reyes

Podemos denuncia que en instalaciones municipales se realizaban actuaciones ilícitas y se fabricaban productos relacionados con la Fiesta Nacional para luego venderlos por internet

Jamoneros, paraguas, palos de golf, percheros... Todo un cúmulo de productos fabricados artesanalmente con detalles taurinos fue lo que encontraron trabajadores del área de Mantenimiento de San Sebastián de los Reyes en instalaciones municipales de lo que parecía ser un taller clandestino para fabricar objetos de regalo para lucro personal.

El taller se encontraba situado en una nave del Centro tecnológico municipal, situada en la Avenida Matapiñonera, un lugar utilizado habitualmente para almacenaje de herramientas de mantenimiento de calles y edificios municipales. Pero la sorpresa fue mayúscula cuando los propios trabajadores encontraron recipientes llenos de astas de toro que servían de adorno de jamoneros, o como colgantes de percheros, estoques de toreo convertidos en palos de paraguas o de golf, maderas...y toda clase de útiles, maquinaria y herramientas para llevar a cabo el trabajo artesano en una localidad con tirón taurino y donde sus encierros se han convertido en referente y las corridas de toros en una cita ineludible para los amantes de la tauromaquia.

El impacto fue tan grande para los empleados municipales que decidieron hacer un vídeo denunciando la situación, difundido por Podemos en redes sociales. Y es que, según ha denunciado la formación morada en el Ayuntamiento, todas estas creaciones se vendían por internet a distinto precio (los palos de golf, por ejemplo, a 20 euros), con el consiguiente beneficio económico para el misterioso fabricante.

El caso fue denunciado hace mes y medio por el portavoz de Podemos en el Ayuntamiento, Juan Angulo, al alcalde, el socialista Narciso Romero. «En el momento en el que nos enteramos se lo comunicamos al alcalde, pero después de tanto tiempo sin que haya tomado ninguna medida o aplicado sanción a quienes utilizan estas instalaciones municipales para su lucro personal, hemos decidido denunciarlo», dice Angulo a LA RAZÓN.

El portavoz asegura que los misteriosos «okupas» de las instalaciones publicas eran «trabajadores municipales que se dedican a elaborar estos productos en su horario laboral sin que nadie haya actuado, permitiendo que estas creaciones con detalles taurinos se vendieran por internet».

«Yo, como concejal, había intentado acceder a esas instalaciones. Pero, curiosamente, nunca aparecía la llave. Le pedí al alcalde que enviara a alguien de su confianza. Me dijo que no me preocupara», señala Angulo. Desde el Ayuntamiento aseguran que, a raíz de la difusión del vídeo, «acudimos a las pocas horas al lugar donde supuestamente se localizaban las imágenes. Y estaba vacío». Un portavoz asegura que «se ha abierto una investigación» pero también expresa su preocupación por que «se pueda acceder a grabar dentro de unas instalaciones municipales». Y no sólo eso: aseguran no haber recibido ninguna notificación de lo que estaba ocurriendo por parte del portavoz de Podemos «ni de manera informal ni por otras vías», dicen.