Más de 48.000 millones de ahorro en 16 años de bajadas fiscales

La Comunidad es la región que más recauda en IRPF, la que menos impuestos cobra y la que más aporta

Hace un tiempo –aunque a muchos nos parezca de una vida anterior–, allá por febrero de este año, cuando aún no habíamos caído en el agujero negro del Covid, la vicesecretaria del PSOE y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, acusó al Gobierno de la Comunidad de Madrid de intentar convertir la política fiscal en «una especie de subasta». Bueno, Lastra dijo más cosas. Muchas más. Y todas cargadas de ideología, como aquello de que lo que hacía Isabel Díaz Ayuso era dumping fiscal. Y en fin, ahí se equivocaba de plano. No es cuestión de personalizar. Esto es política de partido. Al igual que la extinta Junta de Andalucía del PSOE subía y subía impuestos o Cataluña gravaba las compras de pisos o las herencias, los distintos Gobiernos de la Comunidad de Madrid, emprendieron, con determinación, desde 2004, una política de bajadas de impuestos continuada, donde cada Presupuesto regional aprobado ha contado con un alivio fiscal y con un recorte impositivo para los madrileños. Miren en derredor y verán... que nadie ha hecho nada similar.

En los últimos 16 años, no se ha subido ningún impuesto y se han bajado todos con reducciones, bonificaciones y exenciones tanto en IRPF, Sucesiones y Donaciones, Patrimonio... En definitiva, todas aquellas figuras tributarias en las que los Gobiernos autonómicos tienen competencias normativas. Justo lo contrario de tantos otros –socialistas y nacionalistas– que han visto la gallina de los huevos de oro en sus administrados.

Todo ello ha llevado a Madrid a convertirse en la comunidad más competitiva a nivel fiscal, según el último Índice Autonómico de Competitividad Fiscal de 2019. El informe indica que Madrid es el territorio que más ha mejorado su competitividad desde el inicio de la elaboración de este ranking. En los distintos subíndices, guarda la primera posición en el Impuesto de Patrimonio, y en el de la Renta mantiene la mejor posición en las autonomías, solo superada por las provincias forales del País Vasco. Ahí una salvedad. Pocos socialistas y comunistas han levantado la mano para pedir una reforma de las normas/ventajas fiscales forales. Todos han callado. Y hasta tenemos a cierto nacionalista -reconvertido en independentista catalán-, que orquestó un órdago al Gobierno central para lograr un régimen fiscal pseudoforal -para sumarse al grupo de privilegiados por que sí-, cuando en su mano estaba hacer lo mismo que hizo Madrid: bajar impuestos. En este ranking que podríamos llamar de «las más esquilmadoras», las peores posiciones las encabezan Cataluña, en último lugar, seguida de Asturias, Aragón y Valencia.

Si miramos dentro del bolsillo de los madrileños, tenemos que estas políticas han supuesto un ahorro fiscal para los contribuyentes de 48.000 millones. Madrid cuenta con los tramos autonómicos del IRPF más bajos de España. Además, las distintas rebajas que se aprobado en el impuesto en los últimos años han beneficiado de manera especial a las rentas más bajas. Y con todo, es la región que más recauda en IRPF, por encima de otras autonomías con mayor población, además de la más solidaria, la que más aporta al Fondo con el que se financian los servicios públicos del resto de autonomías, con el 68% del total (Cataluña aporta el 25.5%).