Madrid cuestiona la reputación del informe Pisa

«Es poco fiable», dice tras conocer los excelentes resultados de los alumnos de 15 años en competencia global cuando los de comprensión lectora fueron “un desastre”

Qué pasó con los resultados de Pisa 2018, una de las evaluaciones más prestigiosas a nivel internacional que elabora la OCDE sobre el rendimiento de los alumnos de 15 años en 82 países y en la mayoría de las comunidades autónomas españolas sigue siendo un misterio para Madrid. La Comunidad pagó más de un millón de euros por hacer estas pruebas que sirven a las Administraciones para orientar sus políticas educativas y de ser una de las regiones con mejores resultados en ediciones anteriores, en ésta última fueron un auténtico desastre sin hacer cambios sustanciales. Las alarmas saltaron y dieron la pista a la Comunidad de Madrid de que podría haber anomalías en los resultados cuando se comprobó que muchos alumnos habían dado respuestas que escapaban a toda lógica. «¿Los aviones están hechos de perros?», era una de las cuestiones a responder. Para extrañeza de la consejería de Educación muchos alumnos dieron un «sí» por respuesta. Los estudiantes tenían que contestar simplemente si afirmaciones como ésta eran lógicas o no. La OCDE llegó a admitir, a través de un comunicado, que la prueba de comprensión lectora estaba contaminada pero «la OCDE aún no ha sido capaz de explicarnos a día de hoy qué es lo que falló», aseguran fuentes de la Consejería de Educación. Tanto es así que ha llegado a plantearse no participar más en estas pruebas de reconocido prestigio que ahora están en entredicho.

Las pruebas estaban centradas, en esta última edición, en comprobar la comprensión lectora de los alumnos, aunque también se medían los conocimientos en matemáticas y ciencias. En esta ocasión, se medía también, por primera vez, la competencia global de los adolescentes de 15 años. Es decir, las habilidades de la juventud para enfrentarse a los desafíos reales del día a día. La medición de esta competencia se realiza mediante dos instrumentos de evaluación: una prueba cognitiva y un cuestionario de contexto. Los resultados se han conocido hace unos días y han servido a la Comunidad de Madrid como una prueba más que demuestra «su falta de fiabilidad y que los resultados de sobre lectura, matemáticas y ciencias estaban contaminados».

Y es que Madrid ha obtenido una puntuación de 519 puntos, situándose por encima de la media de España, (512 puntos) y a la del promedio de la OCDE (499 puntos). Así, Madrid y Navarra son las que mejores resultados obtienen a nivel nacional. La pregunta que se hacen desde la Consejería de Educación es que «si tan mala era la comprensión lectora de los alumnos madrileños, ¿cómo han podido entender tan bien las preguntas que les examinaban de competencia global hasta el punto de superar la media de la OCDE?».

La cuestión es que todas las pruebas se hicieron el mismo día, aunque los de competencia global se han conocido ahora y las de lectura, matemáticas y ciencias hace un año. Madrid pidió que no se publicaran los resultados al considerar que no eran fiables, pero «ahora la OCDE ha publicado los de competencia global ignorando la petición». «Creemos que el problema es que se explicó mal cómo hacer la prueba, pero a nosotros se nos dijo que los alumnos estaban cansados al coincidir con otras evaluaciones».

Banda ancha ultrarrápida

La Comunidad de Madrid prevé instalar banda ancha ultrarrápida en cerca de 900 centros educativos antes de que acabe el curso, lo que mejorará su velocidad de conexión. Esto implicará la instalación de cableado físico, electrónica de red y antenas wifi, que será muy útil ahora que se va a potenciar el uso de las TIC. Madrid Digital se encargará después de su mantenimiento y los centros educativos no tendrán que asumir ningún coste. El programa cuenta con la financiación de los fondos Feder.