Elena Rivera: «Ante la pandemia no cabe el egoísmo»

Está rodando la serie «Alba» al tiempo que se la puede ver en «Inés del alma mía»

Entrevista El Madrid de … Elena Rivera, en el parque Tierno Galván.Alberto R. RoldánLa Razón

No se sabe si, cuando aún no levantaba un palmo del suelo, dijo «Mamá, quiero ser artista», cual Concha Velasco, pero Elena Rivera tenía muy claro desde pequeña que sus pasos solo tenían una dirección si le echaba voluntad, constancia y disciplina: actuar. Esas palabras puede que suenen muy gruesas para los intérpretes y se ajusten más a un corredor de fondo, que es lo que son los cómicos, como se les denominaba antaño. Porque ella, como muchos de sus compañeros de profesión, sabe que si se participa en los cien metros lisos se tienen todas las papeletas para ser un rostro efímero que se ve con la misma rapidez con la que se olvida. No es su caso. La vimos crecer, física y profesionalmente, en «Cuéntame cómo pasó», pero decidió cerrar esa etapa sin echar la vista atrás. En estos momentos se la puede ver como una decidida mujer, en una época en la que las féminas estaban condenadas a vivir entre las cuatro esquinitas que tenían sus casas, en «Inés del alma mía» y próximamente en «Alba», en la que encarna a una joven que es víctima de una violación en grupo.

Al decir sus sitios favoritos de Madrid muestra su dualidad entre el ser extrovertido que es y la necesidad también de una soledad elegida. «Me gusta mucho la zona de Chamberí: la calle Ponzano, Santa Engracia... Tiene mucha vida por los restaurantes y bares que están allí». La Gran Vía es otro de sus enclaves. No podía ser de otra forma siendo actriz porque «con sus cines y sus musicales me fascinó desde pequeña por lo diversa que es». Y para aislarse momentáneamente del mundo ahí está el Parque Tierno Galván. «Está cerca de casa y me voy allí para relajarme y hacer deporte. Me permite desconectar y oxigenarme».

Aunque no para, «me siento una afortunada porque me han ofrecido papeles muy diferentes que me han ayudado a descubrir otras facetas como actriz», no es que sea un imperativo, pero sí un desdén no referirse a «Cuéntame...». Cuando optó por desprenderse de Karina, al igual que le sucedió a Ricardo Gómez con Carlos, muchos pensaron que portarían en el pecho una «letra escarlata» que frenaría sus carreras en seco al ser tan identificados con sus personajes. No fue así. «Es cierto que fue una decisión difícil porque es una serie que ha marcado un antes y después en la historia de la televisión en España y los espectadores nos han visto crecer literalmente». Por supuesto que sintió un poco de vértigo, pero está convencida de que, cuando se elige ser actriz, se firma un contrato consigo mismo que pasa por «la incertidumbre y ese miedo de lanzarte al vacío. Creo que hay que afrontar los retos y no acomodarse».

Entrevista El Madrid de … Elena Rivera, en el parque Tierno Galván de MadridAlberto R. RoldánLa Razón

De mano de Amazon Prime Video y TVE le llegó «Inés del alma mía» (actualmente en emisión) una ficción que califica como «una experiencia única. No sabía que era capaz de interpretar a Inés Suárez, un personaje histórico. Ese rasgo te da mucho respeto pero también es un orgullo. Rodar en Perú y en Chile y hacer el viaje que emprendió con Pedro de Valdivia me marcó mucho para perfilar el papel, que estaba muy bien definido. Veo la producción y hay veces que ni me reconozco».

No es frecuente que los actores sean espectadores de su trabajo, pero para Rivera, aunque no lo haga con mucha frecuencia, también forma parte del aprendizaje. «Me veo con un punto crítico. No es que esté todo el tiempo sacándome pegas ni tampoco lo hago para fortalecer mi ego. Es otra forma de aprender. Eso sí, no lo veo con mucha gente salvo la de mi confianza».

Ahora está rodando «Alba», que emitirá en los próximos meses Antena 3. Inspirada en la ficción turca «Fatmagül», su personaje sufre una violación múltiple. «Cuando filmamos esa escena, aunque todos sabíamos que era una coreografía, había un ambiente tenso en el rodaje. Como Elena, al día siguiente todavía seguía con el estómago revuelto. Es muy duro y cruel el proceso que tienen que pasar las víctimas para seguir adelante con sus vidas y hacer justicia, pero había que reflejarlo para concienciar a las personas sobre estas situaciones».

Ante el coronavirus intenta estar serena, «aunque, como todos, tengo mis momentos». Sabe que, por su profesión, «estoy muy expuesta, de ahí que apenas viajo para visitar a mi familia o me reúno con grupos muy reducidos. Solo sé que hay que tener paciencia. No hay sitio ni para el egoísmo ni la irresponsabilidad pensando que no te puede afectar. Es la única manera de que esto pase lo antes posible».

El Madrid de Elena Rivera

Chamberí: un barrio para disfrutar porque tiene mucha vida
Tapear, cenar, tomarse una caña en una terraza o simplemente pasear. Para Elena Rivera, la zona de Chamberí se distingue porque «tiene mucha vida gracias a sus bares, sus restaurantes... es muy agradable aunque ahora, por la situación que estamos viviendo, no puedo ir tanto como me gustaría».
Parque Tierno Galván: un descubrimiento para los que no lo conocen
Siempre se habla de El Retiro, por razones obvias, pero le gusta mucho el parque Tierno Galván «porque es un lugar en el que puedo relajarme, hacer deporte y es un sitio muy tranquilo. Me permite desconectar y respirar aire puro. Está cerca de casa, es céntrico y tiene un escenario donde se hacían espectáculos».