Madrid apuesta por el cierre en el puente de diciembre para llegar a Navidad con un nivel de contagios bajo

Esta decisión se estudiará mañana y buscaría evitar la salida y entrada de personas entre el 4 y el 6 de diciembre. También se prevé mantener la estrategia de zonas básicas de salud

La Comunidad de Madrid anunciará mañana nuevas medidas para seguir reduciendo los niveles de contagios en esta segunda ola. Irán en dos direcciones: mantener la política de medidas quirúrgicas en los zonas básicas de salud con más contagios y evitar que la región se contagie de la incidencia acumulada más alta que soportan otras comunidades. Dentro de este último apartado, la opción que cobra enteros a esta hora en la Consejería de Sanidad es la de aplicar el cierre perimetral de Madrid durante el macropuente de diciembre como ya se hizo en los puentes de noviembre. Se considera en el Gobierno de Diaz Ayuso que esas medidas, unidas a la estrategia desarrollada desde el final del verano, han tenido su peso en la caída de los contagios y las hospitalizaciones.

De esta forma, la opción más probable es la de que Madrid cierre perimetralmente su territorio entre el viernes 4 -la madrugada del jueves 3- y el martes 8, para evitar la salida y la entrada de personas con motivo de esos cuatro días festivos. Respecto al debate y concreción de esta medida, será mañana cuando el viceconsejero sanitario, Antonio Zapatero, haga pública la decisión del Gobierno regional. Fuentes próximas a la presidenta Ayuso reconocen a LA RAZÓN que el objetivo de la Comunidad de Madrid es adoptar medidas durante estas semanas para llegar “lo mejor posible” a la Navidad.

Dentro de esta misma estrategia se está barajando la posibilidad de rebajar el umbral de incidencia acumulada para cerrar perimetralmente las zonas básicas de salud más castigadas. Actualmente ese nivel de contagios estaba fijado en los 500 casos. Ahora, podría bajarse a los 400 o, incluso, a un nivel inferior. Hay que tener en cuenta que, según los datos actualizados de esta semana, sólo tres de las 286 zonas de salud de Madrid tienen una incidencia acumulada de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes en las dos últimas semanas. Se trata de Colmenar de Oreja (con una incidencia acumulada de 864 casos), Buitrago de Lozoya (732) y Moralzarzal (583).

Otras 17 zonas básicas de salud presentan una incidencia acumulada por encima de los 400 casos. De éstas, catorce áreas están ubicadas fuera de la capital. Son Morata de Tajuña, Colmenar Viejo Norte, Perales de Tajuña, Sierra de Guadarrama, Manzanares el Real, Alpedrete, Collado Villalba Estación, San Martín de Valdeiglesias, Villarejo de Salvanés, Majadahonda, Guadarrama, La Moraleja (Alcobendas) y Cuzco y Castilla la Nueva (Fuenlabrada). Las otras tres zonas se encuentran en los distritos de Vicálvaro, Moratalaz y Chamberí. Son las áreas de salud de Vicálvaro Artilleros, Guzmán el Bueno y La Elipa.