Pablo Román, enfermero jubilado: «Voy a vacunar al Wizink Center por ayudar»

Una cuarentena de sanitarios retirados pondrá dosis a 4.000 personas al día

MADRID.08/04/2021.
Pablo , enfermero jubilado del summa .voluntario para poner vacunas . 
Rubén Mondelo
MADRID.08/04/2021. Pablo , enfermero jubilado del summa .voluntario para poner vacunas . Rubén MondeloRuben MóndeloLa Razón

Pablo Román tiene 67 años, es enfermero jubilado y no se imaginaba que volvería a desempolvar su traje del Summa para prestar de nuevo sus servicios en la batalla contra un virus desconocido y mortal. Está listo para volver al trabajo. Al menos hasta junio, que es el tiempo en el que la Comunidad de Madrid espera contar con médicos y enfermeros jubilados para los dispositivos de vacunación. Pablo se incorpora al que se activa hoy: el Wizink Center, el nuevo macrocentro de inmunización en el que se espera vacunar a más de 4.000 personas diariamente y en el que todos los enfermeros que trabajan, una cuarentena, son jubilados. «Sanidad contactó conmigo para saber si me interesaba colaborar en la campaña de vacunación. Dije que sí más allá del dinero que me pudieran pagar. Y es cierto que a nadie le amarga un dulce, pero sobre todo lo he hecho porque quiero ayudar, sentirme útil y contribuir a frenar la pandemia». Aunque dice que no todos sus compañeros que ya disfrutaban del ansiado retiro de la jubilación se han animado a enfundarse en la bata blanca y recordar viejos tiempos, aunque sea de manera temporal.

Pero Pablo cree que es una satisfacción estar ahora un poco activo con el pretexto de las vacunaciones. Sobre todo porque considera que «es un trabajo sencillo. Se trata de poner una vacuna intramuscular y eso no tiene mucho misterio». Tampoco tiene miedo al virus. «Toda mi familia ya lo ha pasado: en general, de manera leve, aunque lo peor fue cuando el “bicho” se llevó a mi suegro, que estaba delicado», comenta.

El Summa, para el que Pablo ha estado trabajando más de 35 años, se encarga de coordinar el dispositivo del Wizink Center en el que se va a inmunizar a personas con edades comprendidas entre los 60 y 65 años. Serán citadas para recibir la primera dosis de AstraZeneca en este recinto de lunes a domingo, de 9:30 a 20:30 horas, aunque su capacidad aumentará progresivamente hasta superar las 5.000 dosis diarias inoculadas, según ha informado la Comunidad de Madrid.

Desde hoy se han habilitado 16 puestos de vacunación simultánea y puestos informáticos para el registro del proceso. Está previsto que trabajen a diario más de 50 profesionales en el que estarán profesionales de enfermería como Pablo, contratados entre personal jubilado del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), así como celadores, auxiliares administrativos, Técnicos en Emergencias Sanitarias o Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería, y médicos. Las retribuciones que perciban los profesionales de enfermería jubilados contratados serán compatibles con su pensión de jubilación y cotizarán a la Seguridad Social.

Puerta 57

Para habilitar este nuevo operativo de vacunación masiva de la Comunidad de Madrid, el WiZink Center ha cedido un espacio de más de 4.500 metros cuadrados distribuido en varias plantas del recinto en el lateral de la calle Jorge Juan, con acceso principal desde la puerta 57, un área independiente del resto de las instalaciones. Esto permitirá que la vacunación se compatible con la actividad ordinaria de este recinto. Incluso podrán coincidir eventos con las vacunaciones.

El WiZink Center contará con dos puestos de observación y atención sanitaria dotados con el material de cualquier box de emergencias y habrá dos Ambulancias de Soporte Vital Avanzado en el exterior del recinto. En el itinerario de vacunación se incorpora, además, un acceso diferenciado para personas con movilidad reducida.

Además, el Summa 112 también sigue haciéndose cargo del dispositivo instalado en el Wanda Metropolitano. Hasta ayer, 7 de abril, los profesionales del Summa habían vacunado a más de 93.000 madrileños en el estadio deportivo, a un ritmo de 6.000 al día desde comienzos de este mes;, según datos facilitados por Sanidad. Y eso que el Wanda ha estado al menos 20 días sin actividad por falta de vacunas.

A la estrategia de vacunación frente a la Covid-19 se incorporan también este fin de semana 10 hospitales públicos. Concretamente, a partir de este sábado, 10 de abril, los hospitales 12 de Octubre, Gregorio Marañón, La Paz y la Fundación Jiménez Díaz comenzarán a administrar la vacuna de Pfizer a personas de 70 a 74 años; mientras que los centros hospitalarios de Móstoles, Alcorcón, Fuenlabrada, Severo Ochoa, Getafe y Puerta de Hierro se suman a este proceso en el tramo de población con edades comprendidas entre 60 y 65 años, en este caso con AstraZeneca.

Récord de vacunación

Los ciudadanos que vayan a ser vacunados este fin de semana en estos centros hospitalarios serán citados mediante el envío de un SMS interactivo donde podrán confirmar su cita o solicitar un cambio de fecha. En caso de que el usuario no confirme su cita a través de la opción habilitada para ello, recibirá una llamada telefónica para desde el número de teléfono 91.502.60.58, del Centro de Atención Personalizada (CAP) de la Consejería de Sanidad, ha especificado la Comunidad.

De forma paralela, los centros de salud de Atención Primaria continúan administrando de Pfizer a personas mayores, cubriendo progresivamente los grupos de edad desde 80 hasta 75 años. En este caso, la citación a los pacientes se realizará a través de llamada telefónica desde número 91.370.00.01.

La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, anunció que cuando haya más vacunas, «vamos a ofrecer vacunar en fin de semana y entre semana en muchos centros de salud. No se pueden todos porque son numerosísimos en la Comunidad de Madrid, pero sí en muchísimos vamos a hacerlo».

En su opinión, «Madrid tiene un ritmo de vacunación excelente, pero el problema es que no llegan vacunas y encima hay cambios de criterio». El miércoles de alcanzó el récord: 50.000, pero este fin de semana se prevé llegar a alas 55.000.