La alcaldesa de Getafe borra su código ético para poder presentarse otra vez en 2023

El PSOE ha proclamado a Sara Hernández candidata a las próximas elecciones, aunque firmó un compromiso de no estar más de ocho años en el cargo

La alcaldesa Sara Hernández el día de la firma de su código ético
La alcaldesa Sara Hernández el día de la firma de su código éticoLa RazónLa Razón

La alcaldesa socialista de Getafe, Sara Hernández, parece haberse tomado al pie de la letra el dicho popular «Donde dije digo, digo Diego». Al menos en lo que concierne a su cargo como regidora de Getafe. Hernández se lanzó a la carrera política por la alcaldía de Getafe en 2015. Ganó las elecciones. Repitió como candidata en los comicios de 2019 y son ya dos legislaturas las que ostenta el bastón de mando de la localidad del sur. Hoy Sara Hernández es oficialmente la candidata del PSOE a las elecciones de 2023 por Getafe.

La cuestión no tendría mayor trascendencia de no ser porque la regidora del municipio madrileño firmó un código ético en 2015 en el que se comprometía a no estar más de ocho años en el cargo, un código que parece haber quedado en el olvido e incluso se ha eliminado cualquier rastro de él en la web del PSOE. De hecho, cuando se trata de acceder a la página puede leerse «page not found» (página no encontrada).

El código ético con el que se presentaba a la alcaldía reflejaba literalmente como uno de los compromisos «Aceptar la limitación de mandatos, por lo que no estaré en el cargo durante más de ocho años. Pasado este tiempo, si quisiera ocupar el mismo cargo, habrán de pasar al menos dos legislaturas». El Código ético y de transparencia recogía, además, otros compromisos. Entre ellos se encontraba la renuncia al coche oficial, los escoltas, la eliminación de las tarjetas bancarias que tiene el Gobierno local para sus gastos de protocolo, además del firme compromiso de dimitir de su puesto si no cumplía con su compromiso electoral o si se le abría juicio oral por algún caso de corrupción».

Una firma que fue pública

La entonces candidata expresó claramente en varias entrevistas en medios de comunicación su compromiso de mantenerse en la alcaldía un máximo de dos legislaturas. El documento se firmó en el transcurso de un acto organizado expresamente para este fin y comprometía a todos los miembros de su candidatura que, en 2015 estaba integrada por 13 hombres y 13 mujeres. Al acto acudió el entonces portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando, que llegó a decir: «Me gusta mucho la idea de firmar un código ético y de transparencia y que se haga de forma pública, porque es un arma para que los vecinos puedan exigir que se cumpla lo firmado».

Código ético FOTO: PSOE PSOE

La alcaldesa y el propio PSOE de Getafe parecen haber cambiado de parecer después de que hace unos días el partido emitiera un comunicado en el que exponía que la asamblea de militantes había aprobado «por aclamación» en una asamblea entre militantes la continuidad del proyecto iniciado por Sara Hernández. Con ello informaba de que Sara Hernández es oficialmente la candidata para las elecciones municipales de 2023. Fuentes consultadas aseguran que la «aclamación» no implicó que hubiera votación alguna. Pero lo más llamativo del caso es que reconocía que al alcaldesa se había comprometido a ocupar el cargo durante dos legislaturas «con posibilidad de ampliar dicho periodo, si la asamblea de militantes así lo decidía», argumento que no aparece reflejado en ningún punto del código ético, tal y como ha podido comprobar LA RAZÓN. La regidora, a su vez, se mostró encantada de poder continuar en la vida política de Getafe. «Estoy convencida de que con el apoyo de mis compañeros y de los y las getafenses, seremos capaces de dejar una huella imborrable de bienestar para nuestro futuro», sentenció.

Quien ha sido muy crítico con el asunto ha sido el portavoz del PP de Getafe, Carlos Pereira. «Nos preguntamos en qué máquina trituradora municipal ha pasado Sara Hernández a cuchilla su código ético por el que se comprometió a no estar más de dos legislaturas en el cargo y que ahora incumple. La alcaldesa está en tiempo de descuento, su tiempo ha terminado». Por eso la ha pedido que « cumpla su compromiso de estar dos legislaturas en el cargo y que no se aferre al sillón que ha convertido en su trono ya que ha sido ella quien al más puro estilo absolutista se ha autoproclamado con corona de laureles para seguir siendo candidata en 2023. La palabra de Sara Hernández, como la de su jefe, no vale nada. Ahora sí que se tiene que ir por su incompetencia y por faltar a su palabra en un engaño más».