Identidad e integración del pueblo gitano en Madrid

Día internacional del pueblo gitano.
Día internacional del pueblo gitano. FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Pertenezco a la cuarta generación de gitanos con ADN castizo y arraigo en el barrio de Embajadores, y hoy hemos vivido el 8 de abril como un día muy festivo, a la vez que reivindicativo.

A mis 52 años afirmo con rotundidad que los gitanos hemos roto varias brechas en los últimos 35 años. Desde mi óptica, la de un gitano del barrio de Embajadores, veo como cada generación está más preparada que la anterior y ya no es extraño que un gitano desempeñe trabajos liberales como profesional del derecho, dentro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, la música, la política -como la primera mujer senadora, que nació en este barrio-, que se han incorporado a las profesiones tradicionales que el pueblo gitano venía desarrollando hace más de 70 años, como chatarreros, tratantes de ganado, venta ambulante, entre otros. Y todo ello siempre acompañado por nuestro espíritu emprendedor y autónomo.

Desde mi experiencia profesional durante los años 90 he participado en varios programas de cooperación internacional, en coordinación con el Ministerio de Asuntos Exteriores, para formar a gitanos en la Republica Checa, Eslovaquia e Italia. Allí, a través de esos talleres, ayudé a la incorporación de numerosos gitanos a la sociedad que, con nuestro espíritu emprendedor, han salido de la marginalidad y vulnerabilidad. Esta experiencia me llenó orgullo por el modelo que tenemos en España, que entre todos hemos puesto nuestro granito de arena dentro y fuera de nuestras fronteras para dar visibilidad a los gitanos.

Y no quiero acabar con este espacio que me cede La Razón para agradecer al partido en el que milito y represento como vocal vecino en el distrito Centro, el PP. Le agradezco la oportunidad que me da para trabajar al servicio de mis vecinos gitanos y no gitanos por igual, ya que su ideario sintoniza con el sentir del pueblo gitano, de nuestra forma de vivir y sentir la familia como referente y unidad.

Como nos deseamos en el pueblo gitano cada 8 de abril: Salud y Libertad. Sastipen thaj Mestipen.