Medio ambiente

La banca, a la cabeza en la lucha contra el cambio climático

El cambio climático y los problemas medioambientales están concienciando cada vez más y de forma más contundente a la población mundial, tanto en su día a día, como en el ámbito empresarial

Las empresas son más conscientes de las consecuencias medioambientales que tienen sus actos en el clima y están empezando a ejercer procesos de cambio y concienciación en todos los sectores de negocio, entre ellos la financiación. Los distintos agentes financieros están desarrollando nuevas fórmulas financieras, amistosas con el medio ambiente, que agrupamos bajo el nombre de Financiación Verde. Este tipo de financiación respeta el medioambiente, es sostenible y ayuda a combatir el cambio climático.

Publicidad

Todo tipo de entidades se están sumando a la financiación verde para sus proyectos, dándose cuenta de que es la mejor para todos aquellos proyectos que se marquen como objetivo mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Financiación Verde

Una de las entidades española que está siendo ejemplar en cuanto a financiación verde es Banco Santander, que el 1 de octubre de este año, emitía un bono verde de 1.000 millones de euros como punto de partida de un plan global de emisiones sostenibles. Este plan, con el cual se financiará actividad verde, social y sostenible, forma parte de las iniciativas de Banca Responsable de Santander. En estos objetivos se encuentra, entre otros, el compromiso de facilitar más de 120.000 millones de euros en financiación verde de 2019 a 2025 y la inclusión financiera de más de 10 millones de personas.

“Queremos hacer más cada día para fomentar el crecimiento sostenible e inclusivo y asegurarnos de que abordamos activamente el cambio climático. El bono emitido hoy nos permitirá financiar múltiples proyectos de energía sostenible y es un paso más en el compromiso del banco para facilitar 120.000 millones de financiación verde entre 2019 y 2025.” Estas palabras de Ana Botín, presidenta de Banco Santander, reflejan muy bien la situación actual del banco, que ha sido reconocido como el banco más sostenible del mundo por Dow Jones Sustainability Index.

Banco Santander usará la mitad de los fondos del bono emitido hoy para la refinanciación de proyectos de energía renovable eólica y solar, y la otra mitad para proyectos similares en los próximos cinco años.

Publicidad

El banco más sostenible

Banco Santander ha conseguido ser nombrado el banco más sostenible del mundo, porque para ellos ser sostenible implica desempeñar su actividad contribuyendo al progreso económico y social de los lugares en los que está presente, teniendo en cuenta su impacto en el medio ambiente y fomentando las relaciones estables con sus principales grupos de interés. El banco ha alcanzado una puntuación total de 86 puntos sobre 100 y la máxima calificación (100) en diversas áreas evaluadas, como política fiscal, protección de la privacidad, información medioambiental, ciudadanía corporativa y filantropía, e inclusión financiera.

Este compromiso medioambiental de Santander implica, según la entidad, “la integración de criterios éticos, sociales y medioambientales tanto en la estrategia y en el modelo de negocio como en las políticas y procesos internos del Banco, y afecta, de forma transversal, a ámbitos muy distintos.”

Publicidad

El modelo de negocio de Santander es un modelo sostenible que se centra en el cliente y se orienta a satisfacer sus necesidades con productos y servicios adaptados a cada individuo, con criterios éticos, sociales y ambientales, y con una amplia visión de futuro. Además, Santander promueve la bancarización y la inclusión social y financiera, y contribuye al desarrollo de las comunidades en las que está presente, preservando el medioambiente.

Este modelo de negocio está relacionado con la Política de Cambio Climático y Gestión Ambiental, que se puede consultar en la página web de Banco Santander. Según esta política, Santander se compromete, entre otras cosas, a evitar o minimizar la contaminación generada por sus actividades, considerar y evaluar los impactos en el cambio climático de sus productos y servicios y las medidas a adoptar para la eliminación o reducción de las emisiones contaminantes, establecer mecanismos de gestión que permitan medir de forma objetiva la evolución del desempeño ambiental y la toma de decisiones, promover servicios respetuosos con el medioambiente...

Además, no hay que olvidar que Santander participa de forma activa y forma parte de las principales iniciativas y grupos de trabajo, a nivel local e internacional, que promueven el desarrollo sostenible. Entre estas iniciativas, hay que destacar algunas como: World Business Council for Sustainable Development (WBCSD), Banking Environment Initiative (BEI), UNEP Finance Initiative, Pacto Mundial de Naciones Unidas, CEO Partnership for Financial Inclusion, Principios de Ecuador, Principios de Inversión Responsable, o Climate Leadership Council, entre otros.

Los objetivos para 2025

Santander se ha comprometido a cumplir 10 objetivos para ser un banco más responsable que contribuyen a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. "Tenemos la función de apoyar el crecimiento inclusivo y sostenible en todo el mundo para que las empresas creen empleo, facilitar la inclusión financiera y combatir el cambio climático. Tenemos que hacer nuestra actividad de forma impecable y de forma sencilla, personal y justa. Santander tiene un sólido historial como banco responsable. Ahora, nuestra ambición es ir aún más lejos" fueron las palabras de Ana Botín, presidenta de la entidad, al anunciar las iniciativas.

Entre estos objetivos destaca eliminar el plástico innecesario de un solo uso en su red de oficinas y edificios corporativos, así como reducir su huella medioambiental y que el 100% de la energía que consume proceda de fuentes renovables en 2025. Además de los objetivos relacionados con el medioambiente, Santander pretende situar la presencia de mujeres en su consejo de administración entre el 40% y el 60% para 2021 y elevar el peso femenino en cargos directivos al 30% en 2025. También se proponen la concesión de 200.000 becas, prácticas y programas de emprendimiento, y planes de acción social que beneficiarán a cuatro millones de personas entre 2019 y 2021 y la inclusión financiera de 10 millones de personas hasta 2025.

Descubre con nosotros más historias que impulsan el futuro.

Publicidad