Medio ambiente

El COVID-19 une más al perro en familia

Según la OMS, no hay evidencia científica de que los animales domésticos padezcan ni transmitan el COVID-19 pero, donde hay un animal y personas afectadas, hay que mantener la distancia de seguridad, al perro en condiciones higiénicas adecuadas y que otra persona no afectada se ocupe de él pues pueden ser portadores pasivos de partículas virales. Los «dog lovers» estamos más tranquilos desde que Sánchez incluyó en excepciones de movilidad los paseos cortos en solitario para que nuestros perros, atados, hicieran sus necesidades en horarios de menor afluencia. Recomendaciones básicas: después de tocarlos, lavarse las manos, no tocarse ojos, nariz y boca, limpiarle al llegar con gel desinfectante almohadillas y cola, botella de agua con detergente para limpiar orina y bolsas para recoger heces y no juntarnos, no tocar otros perros ni que toquen los nuestros. Si eres positivo y no tienes con quien dejarle, usa mascarilla, extrema la prevención e higiene evitando contacto físico y desinfecta sus accesorios. No utilicemos esta pandemia para abandonarle: ya sucede. El abandono nunca es opción ni la solución. Quien lo haga debe ser severamente castigado. Tu perro es de la familia y tu mejor amigo. Responsabilidad social, distancia de seguridad, higiene y tenencia responsable. El método más eficaz: #yomequedoencasa.

Recomendaciones básicas son extremar la higiene y desinfectar sus almohadillas al volver de los paseos