Dan la talla

La energía renovable se está comportando con solvencia en la crisis del coronavirus. También la nuclear, que en estos días adapta sus estructuras a una situación verdaderamente insólita, caracterizada por la caída en picado del consumo, lo que permite que las paradas para recargar el combustible se adapten al momento de parálisis que viven tanto España como la mayoría de los países de la UE.