El Gobierno potenciará los perros de pura raza

La Dirección General de los Animales asegura que no van a “paralizar la cría animal” y tranquiliza a los profesionales del sector

El Gobierno no va a dejar de lado a las puras razas de perros como le han solicitado desde diferentes organizaciones animalistas. En la respuesta de Sergio García, responsable de la Dirección General de los Derechos Animales DGDA, al Real Ceppa, club del pastor alemán, a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, queda claro: ”Nuestro objetivo es avanzar en una regulación por una cría responsable, regulada y basada en criterios de mantenimiento de razas y potenciación de las mismas”.

Ante las flagrantes cifras de abandono de perros y gatos en nuestro país, donde cada cuatro minutos un animal es despojado del más mínimo cuidado, algunas organizaciones animalistas han levantado su voz contra la cría, legal o ilegal, exigiendo que se prohíba mientras que los refugios estén desbordados de animales y las adopciones sigan siendo escasas.

Estas peticiones levantaron el temor de criadores y asociaciones caninas. El Real Ceppa no tardó en reaccionar y envió un escrito hace cuatro días directamente a Sergio García en el que además de mostrarle su intranquilidad le pide que se ponga en valor la figura del criador frente a los “comerciantes de perros”.

Para el Real Ceppa, “estigmatizar de manera negativa la función de los criadores de perros de raza no es la mejor manera de solucionar los problemas existentes”, ya que a su juicio “los criadores responsables somos las personas más comprometidas con el bienestar y la salud de nuestros perros y nos preocupamos concienzudamente en asegurar que nuestros canes vivan en la sociedad como integrantes de nuestras familias y no sean abandonados”.

El malestar del club del pastor alemán, uno de los clubs de raza más prestigiosos de nuestro país, se agudizó tras escuchar, el pasado 22 de mayo, la primera emisión de la iniciativa “Aula Animal” puesta en marcha por la DGDA, como espacio de debate sobre la situación de los animales.

Anna Mula Arribas, asesora legal de la Fundación Franz Webe indicó en ese debate que “las administraciones públicas deberían ahora incentivar programas de adopción frente la compra de animales incluso se podría estudiar suspender la cría o la venta de perros y gatos que no procedan de refugios o centros de rescate”.

Sergio García, en su respuesta al Ceppa se desliga de esta afirmación y señala que “responde a sus posiciones y propuestas a nivel personal, que en muchos casos no es coincidente con la línea general de trabajo y de las propuestas de esta Dirección General”.

Y deja claro que el Gobierno no se ha planteado ni se planteará en ningún momento prohibir la cría de perros: “Desde nuestro departamento no plantearemos la paralización de la cría de animales, ya que entendemos además que este mecanismo no reduciría el posible abandono o la cría masiva o irregular que pudiera existir en nuestro país”.

En el escrito enviado a la DGDA firmado por el secretario del Real Ceppa, Rodrigo González, se hace especial hincapié en la necesidad de regular a un sector objeto de críticas por mala praxis: “los criadores de perros de raza somos los primeros interesados que exista una regulación adecuada para el sector”.

Punto en el que coincide con la Dirección de los Derechos de los Animales: “Es necesario una regulación sobre la cría, que garantice una cría responsable, con acreditaciones veterinarias y administrativas que junto a los sistemas de identificación y registro de animales trabajen por su bienestar”, matiza Sergio García.

Para el Real Ceppa esta normativa se ha de basar en varios puntos como poner en valor a los criadores responsables frente a los “comerciantes” de perros y prohibir la cría indiscriminada masiva; armonizar el sistema nacional de identificación de perros; establecer la formación de los criadores como centro del sistema; reconocer a las razas caninas como un patrimonio de la sociedad, o acreditar a los criadores con una identificación que asegure el control del proceso de cría y la formación.

González termina su escrito aseverando que “sin la cría de perros de raza sería muy difícil o casi imposible poder tener perros guía, detectores, buscadores de personas, protectores, pastores, rescatadores y un largo etcétera” y solicitan que se cree una mesa de diálogo de todas las partes interesadas con el fin de trabajar en buscar una solución que nos permita asegurar los objetivos comunes poniendo el enfoque en la protección, conservación y bienestar de las razas caninas en nuestro país”.

Desde la Dirección General reconocen la necesidad de incluir a los criadores que siempre han mostrado un compromiso por el buen trato a los animales en la negociación sobre las nuevas propuestas legislativas por lo quedan emplazados a un encuentro para buscar espacios de trabajo compartido y “avanzar en una regulación que tenga el fin de una cría responsable, regulada y basada en criterios de mantenimiento de razas y potenciación de las mismas”.

Según los datos del Club del Pastor Alemán, los criadores españoles de perros, más del 70% amateurs, son responsables de una parte muy pequeña de la cría de perros, básicamente de la cría de perros de raza.

“De una población estimada de 8 millones de perros en nuestro país, algo más de 650.000 canes se incorporan anualmente al censo total. De ellos, solo un 10% corresponden a perros de raza que han sido registrados por sus criadores en alguna de las asociaciones de criadores de perros de raza oficialmente reconocidas en España”, concluye.