Motor

Los coches del debate electoral: ninguno 100% eléctrico y sólo uno fabricado en España

Rivera llegó en el coche más ecológico (y el más caro); Abascal fue el único en hacerlo en uno fabricado en España; Iglesias en un taxi diésel; Casado en una berlina matriculada en 2016 y Sánchez en uno oficial con más de 9 años y el más contaminante de todos

Los cinco candidatos que protagonizaron el debate electoral organizado por la Academia de la televisión llegaron al recinto de la Casa de Campo en vehículos muy distintos. Ninguno de ellos utilizó un coche 100% eléctrico y sólo Rivera lo hizo en un automóvil híbrido con Etiqueta Eco.

Publicidad

El dirigente de Ciudadanos se trasladó al Pabellón de Cristal en un Lexus LS500h, una berlina de lujo cuyo precio supera los 100.000 euros, aunque en este caso corresponde a un renting que empezó en abril de 2019. El vehículo tiene propulsión híbrida y es el coche que firma menor consumo de combustible y emisiones respecto a los vehículos que llevaron a sus rivales políticos.

Santiago Abascal, Vox, llegó en un Mercedes Clase V con motor diésel que cumple la normativa de emisiones Euro 6 y el único que se fabrica en España en la planta que Mercedes tiene en Vitoria.

Pablo Iglesias, como es habitual, eligió el taxi como medio de transporte. Llegó en un Volkswagen Caddy Combi con motor diésel matriculado en junio de 2018.

Por su parte, Pablo Casado lo hizo en un VW Passat matriculado en febrero de 2016 con un valor inferior a los 26.000 euros y un nivel de acabado medio.

Publicidad

Finalmente, el presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez llegó en un Audi A8 con algo más de nueve años, el más potente, el más viejo y el más pesado (penalizado también por el blindaje). Eso le hace firmar un gasto medio de carburante que supera los 15 litros a los 100 kilómetros (la actual generación de este modelo lo rebaja a casi la mitad) y por tanto el que tiene más emisiones contaminantes debido a su antigüedad.