Así serán los nuevos exámenes de conducir durante la desescalada

La pandemia del Covid-19 obligó a la DGT el pasado 13 de marzo a suspender todas las pruebas para obtener el permiso de circulación

Coches de autoescuela, en una imagen de archivo / Foto: J. Fdez-Largo
Coches de autoescuela, en una imagen de archivo / Foto: J. Fdez-Largo

Después de más de dos meses de inactividad, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha anunciado que reanuda los exámenes teóricos y prácticos para obtener el carné de conducir. Eso sí, de momento en aquellos territorios que se encuentren en la fase 2 de la desescalada por la crisis del Covid-19.

Con el objetivo de preservar la salud de los alumnos, profesores y funcionarios de las jefaturas provinciales, la DGT ha publicado una serie de instrucciones donde se recogen las medidas específicas y precauciones necesarias para minimizar los riesgos:

• Prioridad a los exámenes teóricos: serán los primeros en reanudarse en todas las Jefaturas, priorizándose los referidos a las pérdidas de vigencia del permiso de conducir y los de obtención y renovación de la autorización especial para conducir vehículos que transporten mercancías peligrosas.

• Menos alumnos, más aulas: debido a la necesaria distancia de separación de dos metros entre aspirantes, la capacidad de las aulas se verá disminuida, de modo que se incrementarán las convocatorias para dar respuesta a la demanda. Los aspirantes deberán llevar siempre guantes y mascarillas que deberán traer consigo y dispondrán de hidrogel para su uso cuando sea necesario.

• Normas para los exámenes en pista: la citación para la realización de las pruebas de aptitudes y comportamiento en circuito cerrado -pista- se efectuará de forma escalonada para evitar aglomeraciones y en zonas amplias donde se pueda mantener la distancia de seguridad. Al igual que en el caso de los exámenes teóricos, se prohibirá la permanencia en las pistas a toda persona ajena a la prueba y se recomienda que cada alumno traiga su propia equipación.

• Exámenes prácticos en coche: durante la prueba irá el alumno y el profesor en la parte delantera del vehículo y el examinador, solo, en los asientos traseros, por lo que la ocupación se limita a tres personas. Todos deberán hacer uso de guantes y mascarilla.

• Si se suspende el examen, se interrumpe la prueba: para evitar prolongar el tiempo que pasa dentro del habitáculo, la DGT ha determinado interrumpir la prueba en el momento en el que es declarada no apta por acumulación de faltas o comisión de una falta eliminatoria.

• Exámenes prácticos en moto: en los sistemas de comunicación entre examinador y alumno se exigirá un intercomunicador manos libres bidireccional y eficaz. La protección del mismo frente al riesgo sanitario será a cargo de la escuela, recomendándose que el micrófono sea de uso individual. No se admitirá la utilización de equipos en los que el examinador se vea obligado a su manipulación o a tener que colocárselos en oídos (auriculares) o provistos de micrófonos que queden alojados próximos a la boca, salvo que pueda garantizarse su total higienización. Las explicaciones sobre la realización del examen se darán siempre fuera del vehículo manteniendo la distancia recomendada.

• Zonas de espera: se prohíbe la permanencia en las zonas de espera de personas que no tengan una relación directa con la realización de la prueba, de modo que solo puede estar personal de la jefatura, profesores al cargo de la prueba y aspirantes citados a esa hora para evitar aglomeraciones.

• Traslados de expedientes: mientras se mantengan las restricciones a la movilidad dentro del estado de alarma, se limitará el traslado de expediente de exámenes entre provincias que estén en distintas fases.