DS9
DS9DS DS Auto

DS9: vuelven las grandes berlinas de lujo

La gama de la marca francesa se completa con una versión de tracción total y una potencia de 360 caballos. A la venta en España desde 54.000 euros

Vuelve el lujo y el placer de viajar cómodamente. Las grandes berlinas, que han pasado un tiempo desplazadas por los SUV, parece que vuelven a tener su espacio y una prueba de ello es la aparición del DS9, el último modelo de la marca de prestigio del grupo Stellantis. Un cuatro puertas que destaca por la elegancia de sus líneas, su amplitud interior con excelentes acabados y por su mecánica de buenas prestaciones. Ya está a la venta a partir de cincuenta y cuatro mil euros.

DS9
DS9DS DS Auto

Con este nuevo automóvil y el próximo DS4 que aparecerá en unos meses, se completa la gama de DS que cuenta además con modelos de prestigio en otros segmentos del mercado, como son el DS3 y el DS7. Todos ellos dirigidos a los clientes que buscan coches premium en la categoría elegida y cuya exigencia sobre tecnología y acabados es superior que en el resto de las marcas generalistas. Un mercado, por otra parte, que cae ligeramente menos que todo el conjunto. Así, mientras en los cuatro primeros meses de este año las vetas han retrocedido un 39% frente a las cifras de 2019 -último años válido para las estadísticas-las matriculaciones de estos coches premium han bajado el 36%. No es mucha la diferencia, pero parece indicar que, cuando llegue la recuperación, el mercado del lujo remontará de forma más firme.

DS9
DS9DS DS Auto

Quizás por ello es el momento de presentar este DS9. Un coche de grandes dimensiones, como lo acreditan sus medidas: 4,93 metros de largo por 1,86 de ancho y 1,46 de alto, y lo que es más importante, una distancia entre ejes de 2,90 metros, lo que le asegura un amplio espacio interior para viajar con la máxima comodidad. Y al ser un diseño clásico de tres volúmenes, el espacio para las maletas es enorme y llega a los 510 litros y de forma muy rectangular, es decir, muy aprovechables. Este volumen de carga no disminuye en las versiones híbridas enchufables por la disposición más baja de las baterías.

Realmente, por sus dimensiones es un coche para competir dentro del segmento D. Pero por su habitabilidad interior y su nivel de calidad parece destinado a ascender al segmento E. Para entendernos, sus rivales naturales deberían ser los Mercedes E, BMW serie 5 y Audi A-6, por hablar de los modelos alemanes que dominan ampliamente las matriculaciones en este nivel. En su estética destaca un frontal con una gran parrilla cuadrangular y sus estilizados faros adaptativos leed, además del nervio central del capot que le da mucha personalidad. La vista lateral es muy estilizada, con las manillas de apertura de puertas integradas en el perfil de la chapa y una línea de cintura alta. En la zona posterior, donde ya cae la línea del techo, se han incluido dos pequeñas luces en homenaje al inolvidable DS19, el primer coche con esta denominación de dos letras que ha sido un icono desde los años sesenta.

Cuando pasamos al interior vemos que se han cuidado todos los detalles tanto en el diseño como en los materiales, buscando un estilo de elegancia inspirado en el “savoir faire” francés. Algo que se pone de manifiesto desde el momento que presionamos el botón de arranque, que hace aparecer un exclusivo reloj BRM. El techo de ante se complementa con el salpicadero realizado en piel y los amplios butacones tapizados asimismo en una cuidada piel con dibujo de correa de reloj. Por supuesto, tienen regulación eléctrica, están calefactados y su apoyo lumbar sujeta bien el cuerpo en las curvas. En la parte trasera hay sitio para tres plazas, pero parece concebido mejor para dos ocupantes y utilizar la zona central para utilizarlo como apoyabrazos y consola. La confortabilidad y el silencio detrás están asegurados. DS ofrece dos niveles de terminación, denominados Performance Line y Rivoli.

En todos los casos, el DS9 cuenta con todas las tecnologías de ayuda a la conducción habituales en las grandes berlinas europeas, entre ellas, un sistema de suspensión activa que va guiada por una cámara que lee la carretera unos 150 metros por delante de manera que, si detecta irregularidades en el firme, puede adaptar la suspensión a las circunstancias incrementando así en confort de los pasajeros. La dirección es muy precisa a través de un volante multifunción forrado totalmente en cuero y con levas traseras para el cambio de marchas.

Existen varias alternativas mecánicas que van desde un motor de gasolina de 225 caballos, a un híbrido enchufable de la misma potencia y con etiqueta cero. En el primer caso su precio es de 54.000 euros y en el segundo la factura asciende a 57.350 euros. Ya está disponible para la reserva, aunque no llegará a sus propietarios hasta final de año, la versión E-Tense más evolucionada. Un Phev de 360 caballos de potencia con tres motores y tracción a las cuatro ruedas. El motor térmico es un Pure Tech 1,6 litros de 200 caballos que se complementa con otros dos motores eléctricos, uno en cada eje, lo que asegura la tracción a las cuatro ruedas. El delantero rinde 110cv. y el posterior, 113cv., lo que da una potencia conjunta resultante de 360 caballos. Esta versión tiene un precio de 68.550 euros y ofrece prestaciones envidiables como una velocidad punta autolimitada a 250 por hora, una aceleración de 0 a 100 en 5,6 segundos o el primer kilómetro en salida parada es sólo 25,2 segundos, o una recuperación de 80 a 130 por hora en 3,8 segundos.

Con el DS9, esta marca francesa hace frente de una manera firme y efectiva al dominio alemán en este tipo de automóviles. Ya ocupa la octava posición entre los coches más vendidos en el mercado premium. Con productos como este es seguro que subirá algunos peldaños.