Mercedes Clase S, ¿el mejor coche del mundo?

Ése es el reconocimiento que pretende alcanzar la marca alemana con la nueva generación de su buque insignia.

El nuevo Mercedes Clase S quiere convertirse, según los responsables de la marca alemana, en el mejor coche del mundo. A falta de comprobar que pueda lograrlo, lo que sí está claro es que es el 'abanderado' de una marca caracterizada por ofrecer a sus clientes la excelencia. Se ofrecerá con dos medidas, una versión corta de 5,12 metros de largo y una larga -para compensar la desaparición de la marca Maybach- que mide 5,25 metros de largo.

El nuevo modelo es un prodigio de tecnología y lujo, con detalles llamativos por todas partes, como las más de 500 luces LED que hay en cada vehículo. Cada faro delantero presenta 56 diodos luminosos, mientras que cada piloto trasero está compuesto por 35 led. Si el cliente quiere iluminación ambiental, en su habitáculo hay repartidos más de 300 led.

El habitáculo del nuevo Mercedes Clase S mezcla lujo y refinamiento. Hay materiales de la máxima calidad, pero también lo último en tecnología. Por ejemplo, cuenta con dos pantallas de 12,3 pulgadas que forman su cuadro de mandos. En una se ven los clásicos relojes de información al conductor, mientras la otra sirve de sistema de entretenimiento y multimedia.

Para garantizar el mayor confort, se pueden elegir cinco tipos de asientos diferentes, incluso unos con función masaje con 14 cojines de aire en su interior. El asiento trasero puede contar con banqueta para tres ocupantes o con dos asientos individuales para viajar como en primera clase.

Y si los ocupantes cuentan con un interior de lo más confortable, el Clase S también se ocupa de que al circular vayan como en una alfombra mágica. Por ejemplo, cuenta con suspensión neumática Airmatic o incluso puede equipar una cámara tras el retrovisor interior que escanea la carretera buscando imperfecciones para así poder adaptar la suspensión para que los ocupantes no sientan es irregularidad al pasar por la misma.

La gama estará compuesta por cuatro propulsores, aunque algo más adelante llegarán las deportivas versiones AMG con motores V8 y V12 Biturbo con más de 600 CV en el caso del último. El propulsor más básico en gasolina es el S 400 Hybrid. Tiene un motor V6 de 306 CV al que se suma a un sistema eléctrico que eroga otros 27 CV adicionales. Por encima se sitúa el S 500, que presenta un propulsor 4.7 V8 Biturbo de 455 CV de potencia.

Los diésel arrancan con el S 350 BlueTEC de 258 CV de potencia, mientras que S 300 BlueTEC Hybrid combina un motor diésel de 204 CV, con otro motor eléctrico que genera 27 CV extra.

Llegará al mercado antes de final de año a un precio que aún no se conoce en España, aunque si sirve de referencia, en Alemania costará entre 79.000 y 107.000 euros.

Más información sobre el nuevo Mercedes Clase S.