Detenido por cometer estafas inmobiliarias

Engañaba a las víctimas ofertando una vivienda en alquiler que no era de su propiedad

La Guardia Civil localizó al estafador
La Guardia Civil localizó al estafadorGUARDIA CIVIL

Ofertaba pisos en alquiler que no eran de su propiedad y cobraba en efectivo una señal antes de desaparecer. Así actuaba un hombre, vecino de Ceutí, que ha sido detenido por la Guardia Civil como presunto autor de una decena de delitos cometidos en Murcia y Castellón. También se le atribuyen otros de hurto, usurpación de estado civil, amenazas y malos tratos en ámbito familiar.

La investigación se abrió el pasado mes de julio, cuando la Guardia Civil inició una investigación para esclarecer una supuesta estafa relacionada con actividades inmobiliarias denunciada en un cuartel de la capital murciana.

La supuesta víctima manifestó que, tras observar en una conocida página web una oferta de alquiler de una vivienda en la que estaba interesada, contactó con la persona que anunciaba el arrendamiento del inmueble en la pedanía murciana de Torreagüera. Después de varias conversaciones mediante mensajería móvil con el responsable del anuncio, ambos concertaron una cita en la que se formalizó la reserva del alquiler de la vivienda con la entrega de gran cantidad de efectivo, recibiendo en ese acto una copia de llaves de la vivienda.

En ese instante y ante un descuido de la víctima, el estafador abandonó el garaje comunitario del edificio, donde se efectuó el pago de la reserva y dejó allí encerrada a la víctima que sufrió un ataque de ansiedad por los hechos acontecidos. Poco después comprobó que las llaves que había recibido no correspondían con la vivienda arrendada.

Unos días después de iniciar la investigación, otra persona presentó una denuncia ante la Guardia Civil en la que informaba que una vivienda de su propiedad estaba siendo ofertada en alquiler en varios portales de internet sin su autorización.

La Benemérita constató que el estafador inmobiliario utilizaba un nombre y otros datos identificativos falsos para evitar ser detectado. Además se descubrió un vínculo entre ambas denuncias, ya que, al parecer, era el inquilino de la segunda denuncia el que ofertaba la vivienda arrendada para llevar a cabo las distintas estafas.

En el transcurso de la operación se presentaron varias denuncias más de estafas con idéntico "modus operandi", mismo número de teléfono de contacto y similar descripción física del autor que en el primer caso investigado. Los guardias civiles lograron identificar al presunto autor de esta serie de estafas inmobiliarias e iniciaron un dispositivo de búsqueda sobre el sospechoso, lo que permitió descubrir que había huido fuera de la región, posiblemente hasta Castellón, donde residen unos familiares.

Las sospechas de los investigadores de confirmaron cuando se detectó que el sospechoso había cometido, presuntamente, una nueva estafa en la localidad castellonense de Segorbe. En este caso se trataba de un reintegro de gran cantidad de efectivo de un cajero con una tarjeta bancaria obtenida de forma ilícita. También se investiga su vinculación con la sustracción de numerosas joyas y su posterior comercialización, así como otro delito de amenazas hacia su madre y su hermano en la citada localidad castellonense.

Las sospechas de los investigadores de confirmaron cuando se detectó que el sospechoso había cometido, presuntamente, una nueva estafa en la localidad castellonense de Segorbe. En este caso se trataba de un reintegro de gran cantidad de efectivo de un cajero con una tarjeta bancaria obtenida de forma ilícita. También se investiga su vinculación con la sustracción de numerosas joyas y su posterior comercialización, así como otro delito de amenazas hacia su madre y su hermano en la citada localidad castellonense.

Los agentes averiguaron que al sospechoso también se le buscaba por delitos relacionados con violencia de género contra su expareja, por lo que se estrechó el cerco de búsqueda en los lugares que solía frecuentar y en los que pudiera residir. Uno de estos dispositivos dio sus frutos cuando los guardias civiles localizaron al sospechoso en Ceutí (Murcia).