A la cuarta va la vencida en Dinamarca

Esperemos que a la cuarta sea la vencida en Dinamarca y finalmente puedan casarse, a pesar de la exigente actualidad y de los planes de 2020 para la humanidad

La RazónLa Razón

Cuando empezó 2020 tenía marcados en la agenda cinco bodas y un bautizo. Pero 2020 ha resultado ser el año de las grandes cancelaciones y sólo pudieron celebrarse la primera boda y el bautizo, ambos en enero. El resto de eventos, se han aplazado para 2021. La pandemia ha puesto en estado de espera la vida, sueños y aspiraciones de gran parte de la población mundial. Confinados o no, hay que reconocer que la «covidianidad» –así se llama la nueva normalidad en República Dominicana, tal y como me comentó su ministro de Economía, en una entrevista– no es lo que muchos esperábamos. Pero no nos queda otra que adaptarnos. Ejemplo de capacidad de adaptación es la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, de 42 años, quien ha prorrogado su boda por tercera vez.

Frederiksen y su prometido, Bo Tengberg, organizaron su boda para junio de 2019. Precisamente cuando tenían lugar las elecciones generales en Dinamarca. Para no interferir en la campaña electoral, decidieron que lo mejor era demorar la fecha del enlace. Con tal mala –o buena– suerte, que Frederiksen, líder del Partido Socialdemócrata, fue la fuerza más votada, lograba formar gobierno y convertirse en primera ministra danesa el 27 de junio. Después, la pareja volvía a marcar una fecha en el calendario y avisar a sus invitados. Sería durante la primavera de 2020. Ya tranquila, sin resacas electorales ni coaliciones que encajar. Pero ahora sabemos que con este 2020 no hay planes que valgan.

Con la pandemia encima y al frente de la gestión del coronavirus, la «premier» danesa volvía a postergar su boda con Tengberg. No era el contexto idóneo para celebrar el enlace; tampoco podía distraerse a la jefa del Gobierno. (Por cierto, una de las mandatarias que mejor ha resuelto la amenaza de la covid-19 en todo el mundo). En Dinamarca, se han registrado 12.768 casos y 605 fallecidos.

Una vez aplanada la curva, Frederiksen y su pareja mandaron una nueva invitación para el próximo sábado 18 de julio. Pero la semana pasada, la Unión Europea anunció su próxima cumbre presencial los días 17 y 18 de julio. Se trata de un importante debate sobre el plan de recuperación para responder a la crisis del coronavirus y el nuevo presupuesto a largo plazo de la UE. Impepinablemente, la primera ministra danesa no puede faltar; y tuvo que admitir: «Vuelvo a aplazar mi boda para proteger los intereses de Dinamarca».

«Tengo tantas ganas de casarme con este increíble hombre. Pero obviamente no debería ser fácil y ahora la reunión del Consejo se ha convocado precisamente el sábado de julio en el que habíamos planeado nuestra boda», escribió Frederiksen junto a una foto de su pareja. «Pronto lograremos casarnos. Estoy deseando decirle: ‘'Sí quiero'' a Bo, quien, afortunadamente, es un hombre con mucha paciencia».

Esperemos que a la cuarta sea la vencida en Dinamarca y finalmente puedan casarse, a pesar de la exigente actualidad y de los planes de 2020 para la humanidad.