“God Save the Queen”

Las nuevas generaciones no estudian la Transición democrática. Casi siempre acaba el curso antes de llegar a esta parte del temario, y tampoco hay ya referentes públicos que se la recuerden. Conocen al viejo Rey por los memes que les llegan por las redes sociales, y no saben mucho más. Esta semana se le preguntó a la vicepresidenta Carmen Calvo por la ausencia del Rey Felipe en un acto de jueces en Barcelona, y contestó que «hay decisiones que están muy bien tomadas». Pero la decisión rema en favor de la estrategia independentista y de la extrema izquierda, y, aunque sólo sea por eso, si uno mira al interés general de todos los españoles cuesta creer a la vicepresidenta.

La decisión rebaja el poder constitucional del Rey como garante de la unidad territorial, igual que otras decisiones del pasado le han ido cortando las alas en otro de sus poderes constitucionales, su papel como representante de España en el exterior. Las decisiones están permitiendo que hoy el vicepresidente Iglesias y Oriol Junqueras tengan más poder y mucha más capacidad de maniobra que el Rey. Y avanzan en su objetivo de cercarle, porque cuanto menos espacio se visualice en su «jaula», más camino tienen para avanzar ellos en el fin último, que no es don Felipe, es el cambio de régimen por el que trabajan. Los españoles necesitamos políticos que no pongan en peligro nuestra salud, que no nos arruinen y que respeten las reglas de juego de la democracia. Muchos de los que no han estudiado la Transición, y conocen al viejo Rey por los memes, piensan que a ellos tanto les da vivir bajo la forma de una Monarquía parlamentaria o de una República. Lo segundo no lo conocen, de lo primero lo que saben es que están condenados a seguir formándose, a vivir con sus padres y a esperar más porque van a volver a terminar sus estudios en plena crisis. Y, probablemente, tendrían razón si no fuese porque la República que puede salir de esta crisis es la victoria de Puigdemont, de Junqueras y del vicepresidente Iglesias.

En esta tormenta, me dice una buena amiga, que sabe de las cosas de Palacio, que Zarzuela tiene que poner el foco en la Princesa Leonor porque el futuro de España depende de que «esta niña sea capaz de ganarse a su generación». La Princesa necesitará mantener un apoyo parlamentario y social para que España siga siendo la España que hoy conocemos. Pues eso: «God Save the Queen».