Unicordia
«No hay convenio posible si la ambición de una parte es alcanzar su objetivo sin renuncias propias»
foto-autor

La «unicordia» es la condición de concordancia con uno mismo, un sustituto de la concordia cuando la única posibilidad de concordar está en el límite personal del que concuerda. Es, además, un concepto ligero y flexible, incluso hasta puede que intemporal, puesto que al requerir únicamente la concurrencia de un único afectado o afectada, éste o ésta puede delimitar espacial y temporalmente el compromiso en función de las circunstancias, ya sean propias o extrañas. Es, por tanto, muy manejable. Y es única e indivisible, puesto que de dividirse, ya dejaría de ser unicordia para recuperar la raíz y el concepto iniciales que el diccionario de la RAE define como «ajuste o convenio entre personas que contienden o litigan», o sea, concordia.

Porque, claro, la concordia para serlo requiere no sólo de la existencia de personas que contienen o litigan, sino, como la propia definición establece, que exista ajuste o convenio.

Dice Víctor del Árbol, que el escritor novela sus dudas y temores para conseguir ordenarlos. Inventa ficciones o se pega a la realidad, pero siempre con esa vocación. El columnista, en cierta medida, realiza una labor similar: observa, anota y describe con intención de explicar tanto al lector como a sí mismo. Esa es quizá la conexión que existe entre el Periodismo y la Literatura, la ambición de ordenar y encontrar sentido a lo que pasa alrededor y merece ser contado.

La insistencia del presidente del gobierno en explicar la decisión política de indultar a los políticos y activistas a quienes el Tribunal Supremo de España condenó por sediciosos y malversadores, en razones de concordia, pierde fuerza cada vez que alguno de los conmilitones de los perdonados o incluso ellos mismos se pronuncian sobre el perdón. Su desprecio a la medida, su consistente obcecación en el referéndum y la amnistía, su exhibición conceptual de negociación como renuncia del adversario y victoria propia por goleada, su sonrisa ladeada cuando la izquierda no nacionalista –como debería ser toda izquierda, pero aquí y ahora también hay que aclarar ese extremo– habla de que los indultos son una concesión valiente de futuro, indican a las claras que su concepto de concordia se acerca más a lo que el resto de mortales consideramos imposición o exigencia. No hay ni puede haber concordia donde no se busca convenio. NO hay convenio posible si la ambición de una parte es alcanzar su objetivo sin renuncias propias.

La realidad parece estar más cerca de lo que define ese palabro aquí propuesto, la «unicordia». De ese acuerdo único con uno mismo. De esa condición de coherencia íntima, no sujeta más que a la propia voluntad. A esa realidad que, bien mirada, podría tener un uso de más amplio espectro. Podría hasta pasar sobre la presente política catalana para explicar la forma peculiar de hacer política del presidente: acordar consigo mismo en tiempo y lugar según interés, situación y compañías. Porque la «unicordia», cualidad íntima de presente, tampoco exigiría acuerdo con lo dicho o negado en otro tiempo.

A veces inventar palabras también nos ayuda a entender lo incomprensible.