Angel del Río

Cuenta atrás

Ángel Del Río

La próxima podría ser la semana de la corazonada, pero ya nos fallaron las razones del corazón en anteriores intentos, por eso prefiero que sea la semana de la cabezonada, de la apuesta sin titubeos por conseguir que Madrid organice los Juegos Olímpicos de 2020. Nos hemos empeñado en conseguirlo y en hacer bueno el refrán castellano que asegura que a la tercera va la vencida. En las dos ocasiones anteriores estuvimos a punto, pero surgieron factores extraños para impedirlo: que si el erróneo voto de un miembro del COI, que si la manipulación sobre el estado de nuestra seguridad, que si el castigo a Zapatero por ser irrespetuoso con la bandera de EEUU... El caso es que, entre unas cosas y otras, se arruinaron las posibilidades.

Ahora no hay razones objetivas que impidan ver la nuestra como la mejor de las tres candidaturas finalistas. Por calidad, apoyo popular, oferta, nivel deportivo, capacidad de organización y de respuesta y elevado nivel de ejecución de las infraestructuras, no se puede poner en duda que Madrid 2020 es la mejor oferta.

Mi Buenos Aires querido, cuando yo te vuelva a ver, será para acunar el mejor de los sonidos, que no será otro que la frase de oro soñada: «A la ville de Madrid». Será el sábado de la próxima semana. Hasta entonces, los responsables de nuestra candidatura dan el último do de pecho, activan los mecanismos para convencer a los miembros del COI. La comisión de evaluación ya lo dejó claro en su visita a Madrid, pero no hay que dejar cabos sueltos y tampoco sería buena táctica la modestia excesiva. Tenemos que mostrar respeto, pero al mismo tiempo convicción. Los sesudos del COI no tienen por donde coger Madrid 2020 para apartarla de la organización. Como no hay una sola razón en contra, me veo celebrando en la Puerta del Alcalá .