Política

Don Tomás, nada menos

Es probable que en la «operación Púnica» sean todos los que están, pero seguro que no están todos los que son. Lo que está claro es que en algunos municipios ha puesto de manifiesto las terribles luchas intestinas que el poder y el dinero pueden desatar. Un ejemplo claro es el Ayuntamiento de Parla. El municipio es un desastre; los impagos se suceden, pero ya ocurría antes, mientras, supuestamente, su regidor y alguno de sus colaboradores iban de comisión en comisión. En Parla han probado suerte en los últimos tres años hasta cinco empresas de recogida de basuras que han ido abandonando una tras otra la concesión por impagos del Municipio. Ahora le ha tocado el turno a la empresa de limpieza de colegios y dependencias municipales, Linorsa, cuyos trabajadores se han puesto en huelga. Esto no pasaría de ser ser un incidente más –la empresa asegura que no cobra del Ayuntamiento hace varios meses–si no fuera porque a esta huelga se le ha unido la empresa de recogida de basuras, la UTE Garbialdi-Sadifer, a la que el Ayuntamiento debe más de cinco millones de euros. A uno le llama la atención que sea ahora, precisamente ahora, cuando deciden ponerse en huelga, ahora y no antes, cuando los impagos se han ido acumulando durante el mandato del imputado Fraile. No es un secreto que la nueva alcaldesa lo es no gracias a don Tomás Gómez y, claro, puede que don Tómas no quiera resignarse a ser Tomás «na más» y mucho menos en Parla, su antiguo feudo.