Política

Doña Cristina tiene ganas de declarar para «liberarse de ese trámite»

Preparar a fondo las posibles respuestas a las preguntas que le plantee el juez José Castro el próximo sábado en Palma de Mallorca es la tarea que ocupa a la Infanta Cristina en esta semana crucial para su futuro. Instalada ya en Barcelona desde el pasado martes, en un apartahotel situado en la zona de Pedralbes, y acompañada por su marido, Iñaki Urdangarín, la duquesa de Palma dedica estas últimas jornadas antes de su comparecencia en los juzgados de la capital balear a preparar con sus abogados el interrogatorio al que le someterá el juez instructor del «caso Nóos».

El defensor especializado en Derecho Penal Jesús María Silva, y Miquel Roca, antiguo dirigente de Convergencia Democrática de Cataluña, instruyen a Doña Cristina para responder adecuadamente en su comparecencia, una vez que ella renunció a recurrir la decisión del magistrado de imputarla por presuntos delitos de fraude fiscal y blanqueo de capitales.

El penalista Jesús Silva manifestó ayer a los periodistas en la capital catalana el deseo de la Infanta de declarar para «liberarse de ese trámite», al mismo tiempo que dijo estar convencido de que la declaración del próximo sábado servirá para demostrar la inocencia de la hija de los Reyes. Miquel Roca, que encabeza el equipo defensor de la Infanta, dijo a los informadores congregados ante la puerta de su despacho profesional que Doña Cristina «está serena» pero rechazó aclarar algunos detalles estratégicos sobre el desarrollo de la declaración, como por ejemplo si contestará a todas las partes o tan sólo al magistrado y a la defensa.

Tampoco aclararon los abogados defensores si finalmente la Infanta Cristina recorrerá a pie la rampa de acceso a la puerta del juzgado o utilizará el coche para acceder a la Audiencia. Lo que sí manifestó Jesús María Silva es que la decisión no la tomará ella sino que serán «razones de seguridad» las que determinarán la forma de acceso de la duquesa de Palma a los Juzgados.

Ayer por la mañana, Doña Cristina acudió a la sede de la Fundación La Caixa, entidad para la que sigue trabajando como directora del área Internacional desde Ginebra, a partir de su traslado en el pasado mes de septiembre a la ciudad suiza. La Infanta estuvo reunida por la tarde en el edificio barcelonés en el que tienen la sede los despachos profesionales de Miquel Roca y de Jesús Silva para analizar la estrategia a seguir durante la que se prevé será larga y dura jornada de pasado mañana, sábado.

Todos los imputados en el «caso Nóos» que han pasado por la experiencia de declarar ante el magistrado instructor del sumario y los abogados de las distintas partes personadas en la causa conocen la meticulosa y exhaustiva táctica de José Castro para interrogar a los involucrados en este caso judicial. Queda aún por saber si Castro acepta o no la propuesta del fiscal Pedro Horrach para que Manos Limpias y la organización que lidera Julio Anguita tengan una sola dirección letrada para las acusaciones y evitar así la demora de la instrucción.