El largo y húmedo otoño

La Razón
La RazónLa Razón

Por fin se puede recurrir a este titular. Habría que añadir a la humedad el frío que siempre llega aunque no se quiera. Como el agua es vida, bienvenida sea, aunque en algunos lugares halla dejado alguna amargura. Tuve un buen fin de semana. El viernes disfruté de un estupendo almuerzo que ofrecía una muy buena amiga por su cumpleaños. Buen restaurante , buenísima compañía y una sobremesa tan divertida que duró hasta las 8 de la tarde. El sábado disfruté paseando por el campo bajo la lluvia. Eso sí, equipado con cazadora, botas y amplio paraguas, talmente como un «lord» inglés. Sería más prudente dejarlo en loro británico. La noche dedicada íntegramente a la copla. Por cierto, cada día me encuentro más a gusto en «Se llama copla» y eso que una concursante, de cuyo nombre no quiero acordarme y que tiene mucho voto popular pero poca puntuación del jurado, fue primeramente amonestada por el director musical por cierto comportamiento en los ensayos; y, en vez de mostrar arrepentimiento y humildad, al volver a ser votada y salvada por el público, sin cortarse un pelo, en riguroso directo, gritó que les den por el c... El retrato de joven airada quedó patente. Nunca pensé que iba a correr el riesgo de ser sodomizado en la madrugada de un sábado, mas que nada porque a mi edad estas situaciones son aparte de escabrosas, muy incómodas. Pero esto es parte del espectáculo. El domingo invitaba a pasar el día tipo Carpanta, sin hacer nada. Periódicos, libro y alguna buena película y del sillón al butacón con único recorrido. Estuve viendo el café para tres que protagonizaron Iglesias y Rivera, invitados por Évole en La Sexta. Me alegré mucho del revolcón que el catalán le dio a esta especie de líder menguante en que se ha convertido el dirigente de Podemos, añadiría, joder el país. A pesar de lo incierto del resultado electoral que pueda ofrecer el 20 de diciembre, lo que sí apuntan todas las encuestas es que casi un 75% de los votos lo obtendrían partidos fiables como el PP, el PSOE y Ciudadanos y, esto, al menos a mí, me tranquiliza mucho.