El Real huele la duodécima

La Razón
La RazónLa Razón

L10 Haber

–Se habla, por hábito, de la Alemania de Merkel, de los Estados Unidos de Trump y de la España del Real Madrid. Lo más universal de España, pues, el Real Madrid.

Pues qué bien. Lo importante, universalmente, es que hablen con respeto de España, se llame Real Madrid o Pepe Lemoko.

–O Rajoy.

O Rajoy, sí, también, que Rajoy en la Unión Europea empieza a tener ya tanto peso como el Real Madrid en la Champions.

–Es un gran estadista, decía ayer de Rajoy, por una emisora de radio, un político europeo con muchas consonantes en el apellido.

El Real Madrid, sí, es en el mundo marca potente y admirada. Coca Cola, Ford, Real Madrid. Mérito de Florentino Pérez, a quien consideran también potente económicamente. En los últimos meses, en cuanto suena un jugador joven con etiqueta de futuro, se lo adjudican.

–¿Es verdad que Florentino tiene en su agenda a De Gea, a Theo, a Dybala, a...?

–En la agenda tiene ésos y otros nombres aún inéditos para vosotros los periodistas, pero eso no significa que esté negociando con ellos. Significa, sin más, que los tiene apuntados.

O sea: haber, haber, a día de hoy, no hay nada... todavía. Rumores, muchos. Sin el pesebre del rumor, «los periodistas pasaríais hambre» (Ramón Mendoza, aquel presidente tan majo y tan Mario Conde,por la buena facha).

XXI es el siglo de la globalidad gracias a la digitalidad, o el siglo de la digitalidad gracias a la globalidad.

–Más bien lo primero.

Real Madrid y Barcelona, en fútbol, soberanos de la masiva digitalidad. Más de cien de millones de seguidores cada uno: he aquí el cada vez más asombroso poder de las redes.

–A la porra la prensa «de papel» como cuarto poder –se me enrabieta un compañero–. De todos modos, guste o no, la prensa de papel sigue siendo la «aristocracia» de los medios de comunicación. Nada tan noble como el papel.

M11 Sergio

Ya mundialmente famoso. Ya como Messi, el Messi del golf y por fin verde, que te quiero verde, o sea Sergio García.

–En el fútbol –me razona un golfista socio del Real Madrid–, para ser Grande (con mayúscula) tienes que ganar la Champions. La Champions es al fútbol lo que la chaqueta verde al golf. Sergio García es ya Grande por haber ganado el «verde» Masters de Augusta. Ya es, pues, como el Real Madrid.

Yo no sé casi nada de golf. Lo único que sé es que lo intenté en Puerta de Hierro y renuncié,

–A mí esto no se me da –me dije vencido–. Pienso que Churchill tenía razón cuando definía el golf como un juego cuyo objetivo es meter una pelota muy pequeña en un agujero aún más pequeño con palos incómodamente diseñados para tal fin (algo así).

J13 Duodécima

Baja el valor Barça y sube el valor Real Madrid en el termómetro de la Europa del fútbol. Sube también, en el IBEX nacional de la crítica, la admiración por el Real Madrid: rozagante, jocundo, cojonudo, armonioso, sólido, enfático y augusto su segundo tiempo contra el Bayern. Como especular es gratis, hay quien cree que si pasan a las semifinales el Mónaco, la Juve y el Atlético, el Real Madrid tiene «casi amarrada, amarrada» la Duodécima Copa de Europa.

–Huelo, sí, el perfume de la Duodécima –me cuentan que huele Florentino Pérez–. Es verdad que el Real Madrid se crece con esplendor en Europa. Es verdad que, tras la expulsión de Javi Martínez, «barrió» literalmente al coco alemán. Pero no es menos verdad que el Atlético, con el «ET» Cholo, no es un huevo de Pascua cuando la Pascua se llama fútbol.

V14 Perro

«Cuidado con el perro. Muerde». Hay clubes forofos que muerden también. Los del Leicester, el otro día, en la Plaza Mayor. Bochornoso cívicamente. ¿Por qué no se sanciona eso con goles?

–¿Con goles?

–Sí, con goles, no con dinero. Según la «categoría» del bochorno, con uno, con dos o con tres goles. O sea: el Atlético ganó (1-0), pero por el comportamiento zafio y soez de los forofos del Leicester, se le castiga con goles en contra. Total, victoria del Atlético por dos o tres a cero, por ejemplo. Idea.