Ilusión atlética

No fue vana ilusión atlética su liderato. Duró el tiempo que medió entre su victoria ante el Levante y la del Barcelona en Getafe. Fue un aviso. No ceja en su empeño y si está empatado con el equipo barcelonés no es un hecho transitorio. Da la impresión de que su posición tendrá permanencia para dar emoción a la Liga que con tres será mucho más interesante que con sólo dos en pos de la gloria.

El Barcelona se vio obligado a ganar en Getafe a pesar de la ausencias de notables como Valdés, Xavi y Messi. Los dos goles de ventaja que cobró el equipo madrileño en el arranque pusieron morbo a la clasificación. Reaccionaron los barcelonistas y con tres tantos de Pedro, en racha goleadora, y dos de Cesc dejaron el problema resuelto en el Coliseum. Recuperó la primera plaza, la misma a la que sigue aspirando el Real Madrid y para ello, para no descolgarse de los dos colíderes del campeonato, necesitaba vencer en Mestalla al Valencia.

Dominó al comienzo. Sigue buena la opción de Isco, Modric y Xabi Alonso para crear juego. Sigue siendo mala la decisión de no haber renovado el contrato del Valencia a Albelda. Es bueno para el Real Madrid que Di María salga de la depresión. Marcó un golazo. La ausencia de Bale ni se notó. Discutido el gol de cabeza de Cristiano Ronaldo en fuera de juego. Pero no hubo caso. La defensa valencianista, muy floja. Jesé aprovechó su ocasión y batió a Guaita, que no estuvo feliz en la jugada. El partido mantuvo emoción hasta el final.

Posdata. Salvo, presidente del Valencia, anunció un inversor chino de Singapur. Pareció brindis al sol.