Iniciativa en favor de la familia

Estoy plenamente convencido de que la solidez de la familia es lo que, en varios aspectos, está mitigando el impacto de la crisis sobre la sociedad española. Es evidente el tremendo esfuerzo económico de las familias para salir adelante y llegar a fin de mes, y también la contribución de los abuelos, que generosamente ayudan con su tiempo y, cada vez más, con sus pensiones, para echar una mano a los hijos en paro. Así, cada uno podría ir enumerando situaciones muy cercanas que traen a un primer plano el papel de la institución familiar.

Sin embargo, hay otra razón por la que necesitamos de la familia que va más allá del apoyo económico o, casi mejor dicho, la razón que subyace a esa actitud de ayuda. Se trata de la familia como institución que custodia los valores que nos mantienen en pie y ayudan a resistir la travesía de años tan complicados y difíciles como los que estamos viviendo. La familia es el lugar donde nacemos y el primer espacio de afecto y socialización del ser humano; donde se aprenden, transmiten e interiorizan los valores que nos identifican y acompañan durante toda la vida. Hablamos de la solidaridad, de compartir y de la ayuda al que lo necesita; del trabajo en equipo; del respeto a la autoridad, de la disciplina y el esfuerzo para salir adelante; de austeridad y de lo que es necesario o no; de la renuncia... y de tantos y tantos valores a los que nos agarramos en estos momentos, que fundamentalmente se reconocen y se viven si se han recibido y vivido en la familia. Y, junto a esta dimensión personal está la dimensión social, la que traslada a la comunidad esos mismos valores, haciéndola crecer. De ahí que la familia necesite protección y ayuda –que no injerencia– por parte de las administraciones públicas, al mismo tiempo que la sociedad necesita de familias sólidas y genuinas en todas sus funciones de transmisión de la vida y de los valores, educadora y social.

Y para poner en alza el valor de la familia, darle la importancia que tiene en la sociedad y apoyarla como institución, se constituyó la Red Madrileña de Municipios por la Familia, con el objetivo de ser un instrumento útil para la sociedad, de que sus integrantes sean instrumentos sensibles a las necesidades de las familias y fuente de ideas para mejorar su calidad de vida. En definitiva, para ser una herramienta que los políticos utilicen y de la que los ciudadanos se beneficien. La Red está compuesta por concejales de la comunidad de Madrid con competencia en el área de familia de sus respectivos Ayuntamientos. Es decir, es una Red formada por políticos y para políticos fundamentalmente de Servicios Sociales, ya que el área de familia, aunque no es una concejalía independiente, forma parte de la concejalía de Servicios Sociales.

En la Red mantenemos reuniones mensuales, lo que llamamos mesas de trabajo, divididas en tres momentos: una sesión informativa en la que un invitado, responsable de la Administración pública, ofrece la visión que tiene desde sus competencias sobre la situación actual de la familia, su futuro y por dónde deben ir los apoyos y ayudas. La segunda parte es una sesión de formación impartida por un profesor universitario experto en temas de familia y, en tercer lugar, una sesión propiamente de trabajo, sobre asuntos internos de la Red y sus municipios, con una puesta en común de iniciativas. Es así como estas jornadas de trabajo responden a los objetivos de la Red:

1.- Ser un espacio para el intercambio de información entre concejales, para compartir la experiencia de otros y aprender de ella. Ponemos sobre la mesa las solicitudes de nuestros vecinos, de cara a la optimización de recursos que ya están en funcionamiento o desarrollar nuevos recursos que permitan mejorar, las nuevas realidades de las familias madrileñas.

2.- Ser un espacio para nuestra propia formación como concejales como finalidad prioritaria. Entendemos que un concejal debe ser un profesional formado en el área de la que es responsable. En nuestro caso y, a través de la Red, contamos con una formación continua sobre los temas que nos afectan como concejales en nuestra área de gobierno.

3.- En tercer lugar, la Red favorece la cohesión intermunicipal, dando la posibilidad de implantar políticas de familia de manera conjunta o llevar a cabo sugerencias de forma cohesionada. Es importante el conocimiento y trato con el resto de los concejales de la región de Madrid, de la misma área de gobierno, de cara a plantear estrategias comunes de políticas familiares, sugerencias, programas, etc.

En definitiva, la Red Madrileña de Municipios por la Familia nace con el ánimo de ser una red donde el concejal se forme y se informe sobre todo lo relacionado con la familia, con el único objetivo de ser útil a la sociedad a la que sirve. Es necesario que nuestros vecinos se sientan orgullosos de sus concejales, que sepan que les servimos y que para ello estamos poniendo todos los medios a nuestro alcance.

*Presidente de la Red de Municipios por la Familia