«Nuevos tiempos, nuevas palabras»

Del discurso del futuro (ya muy próximo) Rey de España, cabe resaltar la sencillez de la construcción de sus frases y, atentos a la eficacia comunicativa, párrafos breves, oraciones no muy extensas e ideas sencillas, pero eficaces. La palabra que más repite Su Alteza es "cultura"(en diez ocasiones), con matices diversos: "valor de la cultura como activo esencial de la sociedad", "personas y entidades que trabajan en diferentes campos de la cultura han aportado su iniciativa, creatividad y entrega para construir una sociedad mejor", "potenciar la cultura", "Estos sentimientos queremos hacerlos extensivos a toda la Orden Capuchina por su tradicional contribución a la cultura y al progreso de nuestro país", "Debemos cuidar la cultura; promoverla, exponerla y reconocer su valor; porque la cultura define realmente nuestra personalidad colectiva y forja nuestra mejor imagen ante el mundo", es decir, que el futuro Rey ve y siente la Cultura en España como el auténtico motor de progreso que puede inspirar a todo un país, España, a la que define como "una comunidad social y política unida y diversa que hunde sus raíces en una Historia milenaria". Nueve veces utiliza el nombre de España, pero no olvida la esencia de esta singular tierra: la diversidad de sus habitantes. Siempre se muestra cercano y agradecido: "Muchas gracias por la hospitalidad y el afecto que siempre nos ofrecéis en esta querida tierra", la "querida tierra Navarra", la llama y define. Al mismo tiempo, adelanta lo que va a ser el marchamo de su actuación como Rey: "mi empeño y convicción de dedicar todas mis fuerzas, con esperanza y con ilusión, a la apasionante tarea de seguir sirviendo a los españoles". No se olvida de hablar, por tanto, del futuro, con una imagen realmente hermosa: "puede afirmarse que el mejor conocimiento del pasado favorece que las sociedades avancen con paso firme hacia el futuro, del mismo modo que los árboles precisan de recias raíces afianzadas en la tierra para poder crecer con más fuerza". Y tampoco se arredra por los tiempos en los que le va a tocar ser el titular de la Corona de España: "En períodos de dificultades como los que atravesamos, la experiencia de tiempos pasados plasmada en la Historia nos enseña que solo uniendo nuestros afanes, anteponiendo el bien común a los intereses particulares, e impulsando la iniciativa, la investigación y la creatividad de cada persona, lograremos avanzar hacia escenarios mejores, afrontar con decisión el futuro y ampliar el campo de esperanza que se abre ante nosotros". Suena bien la música y es comprensible la partitura.