Seis goles

No hubo sorpresa en Mallorca pues un líder sólido controló un partido que dejó prácticamente sentenciado en la primera mitad, con tres goles. El primero de falta magistralmente ejecutada por Xavi. Luego Messi, que ya lleva quince, y Tello remataron la faena, demostrando que Glasgow fue un accidente difícil de repetir. El Barça tuvo la posesión y las mejores oportunidades. Piqué jugó de nuevo y cumplió. Es fundamental su altura en la defensa. En la segunda, al principio, hubo un cambio. El Mallorca jugó mejor al contragolpe y marcó dos goles. El primero de Pereira, un buen gol, y el segundo de penalti, por mano de Busquets, que Casadesús convirtió en el 0-2. Caparrós tuvo un soplo de esperanza, lógico, al ver que su equipo no se entregaba pese al resultado. Pero, cómo no, Messi de nuevo situó el partido en un 2-4 a pase de Alexis y la tranquilidad definitiva.

El miércoles hay amistoso Panamá-España con ocho azulgrana convocados, que no está mal. Tito Vilanova, diplomático por naturaleza, a pesar del alto número de futbolistas de su equipo en la Selección, dio, podríamos decir, su visto bueno comentando ante la Prensa que él haría lo mismo. Respecto a las posibles desavenencias entre Messi y Villa, Vilanova zanjó el tema diciendo que se llevan perfectamente, como creo que así es.

Otra alegría del técnico es comprobar que las jóvenes promesas por las que apuesta funcionan a la perfección, como es el caso de Fontàs o de Bartra ayer. En can Barça se sigue apostando por la cantera. Absolutamente básico y, sobre todo, mucho más barato. En cuanto a la defensa, se nota mucho la baja de Puyol, aunque como he dicho antes la incorporación de Piqué ha ayudado.