Crecimiento sostenido de la economía

La Razón
La RazónLa Razón

La economía española creció un 3,2% en 2015, sólo una décima menos de lo previsto por el Gobierno, lo que significa su mayor alza desde 2007. El factor decisivo en la buena evolución del crecimiento, como señala el Banco de España, es la recuperación del consumo interno, al que hay que añadir los buenos resultados de la balanza por cuenta corriente –que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias–, que registró un superávit de 12.200 millones de euros hasta noviembre de 2015, el doble que el obtenido en el mismo periodo de 2014. Todos los datos económicos que vamos conociendo confirman que España está en la senda del crecimiento y ha superado las peores consecuencias de la crisis. No está, por supuesto, todo hecho, pero es preciso reconocer que la política llevada a cabo por el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha cumplido sus principales objetivos. Ahora, lo peor que podría ocurrir es un cambio de rumbo en la senda adoptada que, necesariamente, pasa por mantener el equilibrio presupuestario. Quienes, como Izquierda Unida, plantean «políticas sociales expansivas» deben ser capaces de explicar cómo van a financiarlas sin romper el, todavía, delicado tejido productivo español.