El PP se libera del estigma de la corrupción

La Razón
La RazónLa Razón

La inauguración del Congreso Nacional del Partido Popular vino, en cierto modo, marcada por la dura sentencia judicial contra los implicados en una de las piezas de la «Trama Gürtel», entre los que se encuentran varios ex altos cargos de la Generalitat valenciana. De ahí que sea especialmente significativa la directa y franca intervención de la secretaria general del PP y ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, reconociendo ante sus compañeros la falta de diligencia y agilidad con la que la dirección del partido afrontó en un principio el estallido de la corrupción en su entorno, sin duda, por la sorpresa e incredulidad ante lo que estaba sucediendo. El PP, sería de justicia reconocerlo, no sólo ha pedido perdón a la sociedad española y reconocido los errores, sino que, y es lo más importante, ha colaborado abiertamente con la Justicia y desde su responsabilidad de gobierno ha llevado a cabo, como señaló la propia Dolores de Cospedal, la puesta en marcha de la mayor batería de medidas anticorrupción de la democracia. En los próximos meses seguirán sucediéndose las actuaciones judiciales –algunas de larga data– contra antiguos dirigentes populares, con la repercusión mediática esperada, pero se trata de casos pasados que no pueden desvirtuar la buena labor de un Gobierno y de un partido que han sabido afrontar la peor crisis económica sufrida por España desde la Transición.