El régimen chavista busca la insurrección civil

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Sólo desde la provocación a la insurrección civil puede interpretarse el anuncio hecho ayer por el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, de que se prepara un nuevo proceso judicial contra el líder opositor Leopoldo López, esta vez para acusarle de la autoría, por inducción, de las muertes de 43 personas, ocurridas durante las manifestaciones antichavistas de 2014. López ya fue arbitrariamente condenado a 14 años de prisión por instigación pública, asociación para delinquir, daños a la propiedad e incendio en un proceso sin las menores garantías judiciales, que acabó con el exilio en Estados Unidos del propio fiscal, que denunció que todas las pruebas aportadas no eran más que un montaje de la Policía política del régimen. Insistir en la inicua persecución de uno de los representantes de la oposición venezolana más carismáticos, que cuenta con el apoyo internacional, es un acto de prepotencia sobre la mayoría del pueblo de Venezuela, que ha expresado en las urnas su voluntad de cambio y su rechazo al actual presidente, Nicolás Maduro, y que ve con rabia contenida cómo una Justicia puesta al servicio del régimen cercena cualquier demanda democrática. Una clara provocación de unos gobernantes totalitarios, acosados por su propia incompetencia.