Mejor que lamentarse, colaborar con el juez

La Razón
La RazónLa Razón

El ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, se lamentaba ayer por lo sucedido tras los exhaustivos registros de sus domicilios y de su despacho particular llevados a cabo por orden del juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, que buscaban documentación relativa a una sociedad panameña, a través de la cual, su primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, –en prisión preventiva desde el pasado martes– habría ocultado parte de la fortuna familiar. Mejor que lamentarse haría el expresidente en colaborar con la Justicia, explicando el origen de una fortuna millonaria, cuyas irregularidades salpican a todos sus hijos, y que supone uno de los mayores casos de corrupción desvelados en España. Tras los indicios descubiertos por la investigación de la contumacia en el delito del mayor de los Pujol, que habría seguido evadiendo el dinero familiar pese a las medidas cautelares impuestas, el caso ha tomado una dimensión que no cabe minusvalorar. Toda una trama de colaboraciones que es preciso que la Justicia dilucide hasta el final, porque hablamos de quien estuvo décadas al frente de Cataluña y no tuvo el menor inconveniente en envolverse en la bandera mientras se enriquecía con el dinero de los catalanes. Por lo menos, será difícil que los ciudadanos vuelvan a aceptar esa indentificación con Cataluña de la que hizo gala.