Rajoy plantea una fórmula de gobierno creíble

La Razón
La RazónLa Razón

Se elucubra mucho con los tiempos políticos de Mariano Rajoy, su supuesta inacción y su falta de iniciativa. Sin embargo, hay algo evidente en ese estilo de hombre tranquilo que desconfía de aquellos que exhiben ante su público un arrojo temerario y en los que se precipitan prometiendo lo que no podrán cumplir. Rajoy, por contra, escucha y no improvisa. Estamos en la segunda ronda de las conversaciones con el Rey y nadie parece tener la fórmula que asegure un gobierno estable (sí la de una investidura matemática, efímera e ineficaz). No es fácil para Rajoy conseguir la mayoría cuando él es la piedra sobre la que bascula la palanca que todos utilizan para alcanzar La Moncloa. Su propuesta a Pedro Sánchez de apoyarle en aquellos ayuntamientos y comunidades en las que gobierna gracias a Podemos, en el caso de que éstos rompan con el PSOE como castigo por pactar con el PP, se inscribe en una operación para alcanzar una gran coalición. Ésta es la fórmula de gobierno más seria que se ha planteado, la más ambiciosa y la que puede abrir un ciclo político que regenere la democracia española. Rajoy no tiene votos para la investidura y así se lo expondrá a Felipe VI y, como él mismo ha dicho, sólo los tendría con un entendimiento con el PSOE. No será fácil, pero es la única opción que aseguraría la estabilidad.