Buen ejemplo de vocación de servicio

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El nombramiento de María Teresa Fernández de la Vega como presidenta del Consejo de Estado, órgano consultivo al que ya pertenecía, en sustitución de José Manuel Romay Beccaría, demuestra la vocación de servicio público de una mujer que, entre otras cuestiones, renuncia con la aceptación de su nuevo cargo al puesto vitalicio que ostentaba. Una política de raza, experimentada en labores de Gobierno y de sólida formación jurídica que, sin duda, realizará una magnífica labor en su nueva función.