El desbarajuste de Chipre retrata a la UE

La Razón
La RazónLa Razón

El rescate bancario de Chipre se está complicando por la acumulación de errores del Gobierno de Nicosia, que ni siquiera tiene el apoyo incondicional de su partido, pero también por la descoordinación de Bruselas. Ni siquiera el protagonismo alemán ha servido para resolver con sensatez un problema menor de 16.000 millones de euros. La UE ha dado una imagen deplorable y si la crisis chipriota inquieta a los mercados no es tanto por su impacto financiero real como por la desconfianza ante unas erráticas autoridades europeas.