El Gobierno no puede aceptar imposiciones...

La Razón
La RazónLa Razón

Es difícil no advertir la carta en la manga que supone la oferta de diálogo que le ha hecho Artur Mas al presidente del Gobierno. El tactismo de Mas es tan evidente que no merece más respuesta que la que ha dado Mariano Rajoy: no puede haber acuerdo para saltarse la Ley. Pero Cataluña, absurdos secesionismos aparte, tiene problemas económicos y sociales graves para cuya resolución el Ejecutivo central no ha escatimado esfuerzos. En ese campo, sí hay espacio para la concertación y el diálogo fructífero.