Opinión

La pasividad de Gibraltar tiene los días contados

La Razón
La RazónLa Razón

El constante trasiego en la frontera con Gibraltar esconde una actividad criminal que a España le cuesta al año cerca de 400 millones de euros. Es el contrabando de tabaco, un negocio ante el cual las autoridades del Peñón han mirado siempre para otro lado. Pero a partir de ahora lo van a tener más difícil, porque la UE, que también deja de recaudar, ya ha instado a las autoridades británicas a actuar ante una lacra que, junto al blanqueo de capitales, ha sido denunciada reiteradamente por los sucesivos gobiernos españoles.