Actualidad

La primera medida de Gobierno: el 155

Ayer, asistimos en el Parlamento autónomo de Cataluña a una reedición del juego de astucias y de gestos pretendidamente simbólicos de los partidos separatistas, con la aprobación «a medias» de una nueva moción independentista que ya había sido declarada ilegal por el Tribunal Constitucional. Así, madrugando para actuar antes de que llegara la notificación del TC, se votó en la Cámara la propuesta de la CUP, para, a continuación, renunciar a publicarla en el BOC, con lo que pierde validez. Mientras, desde el Gobierno de la Generalitat, su presidente, Joaquím Torra, animaba a los CDR a mantener cortadas las comunicaciones con Francia, retomando las vías que acababan de ser desbloqueadas por las policías de Francia y España, pese a las graves pérdidas económicas y los perjuicios personales que provocan. La actitud de desafío del nacionalismo catalán desde las Instituciones no puede tener otra respuesta que la aplicación de la Ley –ya es hora del que el Constitucional actúe de acuerdo a las facultades que le concede su estatuto–, como cuestión previa a cualquier proceso negociador. La primera medida que debería tomar el nuevo Gobierno de izquierda social comunista es activar el artículo 155 de la Constitución. Sólo después, se podrá hablar de diálogo.

Publicidad