Opinión

La suciedad en los edificios públicos

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Aunque la mayoría de nuestros políticos comprenden que las instituciones del Estado no pueden ser manipuladas por una ideología determinada, hay partidos, como los que representan al nacionalismo catalán o a los populismos de izquierdas, que no se consideran obligados a guardar la debida neutralidad y ensucian los edificios públicos, que son patrimonio de todos los ciudadanos, con sus proclamas partidistas. Para estos casos, como el del presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, está la Fiscalía.