Mucho más que una protesta política

La Razón
La RazónLa Razón

Una vez más, una sala del Tribunal de Estrasburgo con presencia del juez socialista español Luis López Guerra ha condenado a España. En este caso, considera que es legítimo, de acuerdo al derecho a la libertad de expresión, injuriar al Rey y quemar públicamente su retrato. No debía ignorar, sin embargo, el magistrado López Guerra el marco en el que se produjo ese ataque a Su Majestad, penado, por cierto, en nuestro Código Penal: el proceso separatista catalán, que culminó con un golpe de Estado.