Opinión

Trias claudica ante okupas y separatistas

La Razón
La RazónLa Razón

Durante varios días, el movimiento okupa de Barcelona puso en jaque el orden público con unos disturbios de violencia inaceptable. Ahora, el alcalde Xavier Trias ha cedido y dejará que sigan en el inmueble ocupado que motivó la protesta, a pesar de que ya había sido derruido en parte. De esta manera, se ha impuesto la consigna de Artur Mas: «El mundo nos está mirando» y el proceso soberanista no puede resentirse con una crisis dentro del bloque independentista que de manera impune ha defendido los actos de vandalismo.